Nuclear y fracking, entre las tecnologías más rechazadas por los españoles

24/04/2017

La energía nuclear seguida del cultivo de plantas genéticamente modificadas, la clonación y el fracking son las tecnologías, relacionadas con el medio ambiente y la ciencia, que más rechazo despiertan entre la sociedad española, especialmente la nuclear, refutada por el 43% de los ciudadanos.

El desapruebo sube hasta el 33,4% de la población cuando se refiere al cultivo de plantas modificadas, al 31,3% cuando es sobre la clonación y al 27% en el caso del fracking o fractura hidráulica, según recogen algunas conclusiones incluidas en la VIII Encuesta de Percepción Social de la Ciencia, de la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (Fecyt).

La encuesta también desvela que el número de españoles que carece de una opinión formada sobre dichas tecnologías crece significativamente en los dos últimos años, 5 puntos porcentuales en materia nuclear (del 7,1% al 12,7%), 8 puntos en fracking (14,4% al 22,5%) y 6 puntos en la clonación (14% al 20,3%).

La encuesta bianual, basada en 6.357 entrevistas realizadas en todas las comunidades autónomas, revela que cuatro de cada diez españoles está muy interesado por la ciencia, frente a un 30 % que está poco o nada interesado, la mayoría porque "no la entiende".

Respecto a la imagen que los ciudadanos tienen sobre la ciencia, un 54,4% afirma que ésta tiene más beneficios que perjuicios frente a un 5,8% que asegura lo contrario.

Entre las tecnología menos valoradas, el cultivo de plantas modificadas aporta algún beneficio para el 22,8% de la población encuestada, el 18,7% piensa lo mismo de la clonación, el 16,9% de la nuclear y el 7,8% por ciento del fracking.

Por el contrario, las aplicaciones o tecnologías más valoradas y que más beneficios proporcionan a los ciudadanos son Internet (65%), la telefonía móvil (62,6%), la investigación con células madre (61,8%) y los drones (41,1%).

El interés por la ciencia y la tecnología sigue siendo mayor en los jóvenes, pues un 23,1% se declara interesado por estos temas, sin embargo, el mayor aumento del interés en la ciencia se produce en el tramo de edad de 45 a 65 años.

Los ciudadanos perciben un déficit en formación científica aunque desciende del 47,1% al 44,2% el porcentaje de los que consideran que su educación científica es baja o muy baja, que sigue siendo superior a los que la califican de normal (42,6%).

En este apartado destaca que los jóvenes de 15 a 24 años perciben una mejor educación científica que la media, pues solo un 29,9% la califica de baja o muy baja, 14 puntos menos que la media.

Los científicos vuelven a ser en esta encuesta la segunda profesión más valorada con un 4,4 sobre 5 (subiendo respecto al 4,24 de 2012), solo por detrás de los médicos (4,55) y a continuación de los profesores (4,28) e ingenieros (4,14).

También cabe destacar el interés de las mujeres por la ciencia que ha subido del 9,9% en 2014 al 13,7% en 2016, un incremento del 38,4%, lo que unido al leve descenso del interés de los hombres, del 20,4% al 18,5% hace que la brecha de género se haya reducido a la mitad en solo dos años.

En cuanto al gasto público, los españoles consideran prioritario aumentar el presupuesto de la sanidad (85%), educación (73%), pensiones (53%), vivienda (28%) y ciencia (19%), al tiempo que dos de cada tres estaría dispuesto a hacer donaciones para la ciencia.