Borrar
Drag Elektra, este lunes, en las instalaciones de CANARIAS7 con su banda de drag 2024. Juan Carlos Alonso
Drag del carnaval de Las Palmas de Gran Canaria

«La gala drag puede llegar a caer si no hay empresas que apuesten por ella»

Drag Elektra (Iván Sánchez Pérez) afronta satisfecho el título de drag queen del carnaval de Las Palmas de Gran Canaria de 2024 y confía en poder representarlo con un papel activo

Rebeca Díaz

Las Palmas de Gran Canaria

Lunes, 19 de febrero 2024, 22:57

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

«Ya soy historia del carnaval», comenta con orgullo quien había anunciado que daría su «mayor espectáculo» porque este era su último año en la gala drag queen del carnaval de Las Palmas de Gran Canaria. Una despedida que pudo hacer por todo lo alto al alzarse con el título de drag de 'Los Carnavales del Mundo' el pasado día 16 en el escenario del recinto portuario. Una noche que culminó con una pedida de mano.

–Trono drag queen y pedida de mano. Una noche completa.

–Sí, la verdad es que fue una noche maravillosa. No me esperaba lo de mi pareja, eso fue algo que me sorprendió. De hecho, yo creía que me estaba sacando una foto, hasta que le leí los labios y vi que lo que me decía era si quería casarme con él. Y evidentemente acepté y, unido al premio de esa noche, imagínate, mejor premio imposible.

–¿Pero qué le hizo más ilusión?

–El anillo, obviamente. Mi pareja me comentó que si no llego a ganar me lo habría pedido en otro momento, más íntimo. Pero que se dio la ocasión.

–Desde la preselección había avisado de la calidad de un espectáculo con el que se despedía de la gala y parece que cumplió.

–Cumplí. Yo dije: voy a dar todo de mí para poder intentar ganar porque este era muy último año. Lo tenía muy claro porque hay otras etapas en la vida y hay que cerrar ciclos, y di lo mejor de mí, todo lo que estaba en mi mano.

Noticia relacionada

–Su regreso para decir adiós tras unos años de parón, ¿por qué?

–Porque es muy complicado encontrar casas comerciales y que te den dinero para este tipo de espectáculos, muy complicado y no te costean el 100%. Y el tema de que cada vez haya menos drags, haya menos posibilidades o que mucha gente se retire antes es por eso, porque no hay empresas que apuesten, no hay dinero. Tienes que moverte e ir a muchísimas empresas.

–Sin embargo es la gala más esperada y seguida y del carnaval y la que más interés despierta tanto aquí como fuera.

–Por eso es algo que no tiene lógica. Si es la cara más visible de Canarias ahora mismo, ¿por qué no hay empresas que apuesten? No sé de qué manera se puede llegar a lograr eso. Pero sí es verdad que, o se cuida eso, o la gala drag muere. Literalmente, puede llegar a caer si no hay empresas que apuesten por ella.

–¿Haber logrado el título no le hace replantearse la despedida?

–No, una vez que entregue la corona me retiro, como hacían los drags de antes, que la entregaban y decían adiós y daban paso a la nueva generación. Esa es mi meta.

–¿Y qué espera de este año de reinado que ahora comienza?

–Llegar a lugares diferentes y salir, que el carnaval nos promueva, nos saque, me lleve fuera.. Es verdad que Canarias está muy bien y tenemos muchos eventos, muchas contrataciones. Pero a veces el artista desea más, desea salir y conocer porque al final es una oportunidad que solo tenemos este año.

–¿Qué papel le gustaría desempeñar como representante de la fiesta?

–Es muy complicado ser ganador y lo conseguí, pues qué mínimo que salir fuera y disfrutar esa experiencia que me la voy a llevar el resto de mi vida. Dentro la estoy viviendo, pero se necesita más.

–Una vez cumpla su reinado, en la próxima gala tendrá un protagonismo especial como en esta edición lo tuvo Shíky. Un reconocimiento que los drags reclamaban y que se ha atendido.

–Sí, porque la final has conseguido algo, has representado al carnaval y a la isla durante todo un año y qué mínimo que esa gala empiece con un reconocimiento a ese año tan buen que has hecho. Y con tu despedida finaliza tu reinado y damos paso al siguiente.

–¿Qué otros aspectos le gustaría cambiar de la gala, mejorar, introducir o quitar?

–Sinceramente, este año con la nueva dirección artística de Josué Quevedo ha mejorado todo muchísimo. Se ha notado el cambio una barbaridad.

–¿A qué nivel, por ejemplo?

–Pues hasta con lo más simple, como puede ser una botella de agua. El que tú llegues y que lo primero que te digan sea: «Cualquier cosa que necesites...». Pero también la posibilidad de llevar los atrezos el día antes y los puedas montar para que cuando llegues el día de la gala solo tengas que pensar en tu espectáculo o poder dejarlos desde la preselección a la gala, con lo que tienes un gasto menos. También que llegues a tu estand y lo tengas todo organizado, tengas comida, un sitio donde puedas pedir bebida y café... La atención esa que te hace decir: «Contra, soy un artista, me están tratando como un artista». ¿Habrá cosas que mejorar? Seguramente. Y Josué es el primero que lo dice. Por eso digo que se puede mejorar pero no se puede pedir más, porque de aquí para atrás no lo hemos tenido. Por eso, vamos a valorar lo que tenemos y que lo hemos conseguido gracias a un director que lo ha hecho porque él ha estado ahí como un artista más. Y él sabía que ese factor no estaba cubierto y que había que tratar bien a los artistas porque son los importantes de este carnaval. Por eso este año me ha parecido una maravilla.

–¿Y cómo fue salir a defender un espectáculo en un escenario que no estaba en Santa Catalina?

–Te voy a ser sincero, cuando me enteré de la nueva ubicación dije qué pena retirarme y que no sea en Santa Catalina. Pero cuando vi el escenario en el pregón... Y en el momento de la preselección dije que me gustaba más que Santa Catalina, sobre todo cuando salí del recinto y vi la calle porque dije: esto es carnaval. Es verdad el tema de los atascos, pero al final es un mes al año y ¿por qué no disfrutar un carnaval en la calle? Y yo este año he visto más carnaval que nunca y no eché de menos Santa Catalina. De hecho, volvería a hacerlo ahí porque creo que es una ubicación que está bien centrada y que tiene su carnaval de calle. Santa Catalina es lo que conocemos pero no vamos a tener todo lo que hemos conseguido este año en la calle.

–¿En qué momento se dio cuenta de que iba a ganar la gala?

–Cuando nombraron a la primera dama dije: ahora voy yo. Y ahí me empezaron a caer las lágrimas porque me di cuenta de que lo iba a conseguir. Es verdad que desde la preselección, como me respondió el público fue bárbaro, porque se puso todo el mundo de pie. Pero después llega la gala y no sabes cómo ese jurado te puede puntuar y una mala puntuación te baja una media y te puedes quedar fuera de ganar e incluso fuera de los premios. Así que estaba un poquito expectante. Los nervios empezaron justamente cuando empezaron a dar los premios.

–Pero salió bien.

–Sí, pero pensaba que no lo iba a conseguir porque costó mucho sacar este proyecto económica y mentalmente. Empezamos en abril, en junio me fui a Turquía a comprar materiales y ha sido agotador. Deseaba que acabara porque la gente me metía presión pues me decían que iba a ganar. Tenían más confianza que yo.

–Es el premio a un trabajo de equipo.

–Soy el ganador visible pero mentiría si dijera que esto no ha salido gracias a mi equipo.

–¿Cómo ve Iván a Elektra vivir este momento?

–Iván no existe ahora, solo Elektra. (Risas).

–¿Y cuándo se casa?

–Este año no va a poder ser, para el 2025. No hemos pensado todavía cómo hacerlo pero sí es verdad que quiero pegarme un buen viaje.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios