Borrar
Drag Elektra celebra su victoria en la gala drag queen del carnaval de Las Palmas de Gran Canaria. Arcadio Suárez

Elektra: cetro y alianza

Iván Sánchez Pérez gana la gala drag queen del carnaval de Las Palmas de Gran Canaria en su último año | Su pareja le pidió casarse en el escenario al finalizar el acto

Sábado, 17 de febrero 2024, 00:56

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Elektra (Iván Sánchez Pérez) fue coronado anoche como drag del carnaval de Las Palmas de Gran Canaria. Su espectáculo 'Tiene narices la cosa, diseñado por Nancy Henríquez González, y el patrocinio de MOW Hotels, fue el ganador de un concurso que, por vez primera, arrancó con un homenaje al drag queen del año anterior, Shiky.

Los otros galardonados fueron Drag Ácrux (Nefatlí Nauzet Betancor), que participó con el espectáculo 'Sé tú' diseñado por Sebastián Betancor e impulsado por Divinity, Cheyenne's Yumbo y Miss Fotogenia Islas Canarias; Drag Ármek (Pedro Llomar Miranda), que defendió 'Increíble, pero cierto', que también diseñó Nancy Henríquez González y que contó con el patrocinio de Salón de Belleza Jared Pascual; el tercero fue Inkill (Daniel Morales Navarro), con la fantasía 'En nombre de la democracia' diseñada por Josep López y S.L., con el patrocinio de La Bowie Bar; y, en quinto lugar, Drag Lemnos (Brian Martínez Fez), que defendió el espectáculo 'Es más fácil saltarme que rodearme #fresquita', con diseño de S.L. y Josep López y el patrocinio de S3Fit Las Rehoyas.

La obertura de la gala no fue una repetición de la de la reina, como venía siendo habitual. Resultó rápida, lo que contribuyó a no alargar en demasía el evento. La norma, a partir de ahora, es que la gala drag queen despida al vencedor del año anterior. Por eso Shíky tuvo un papel estelar en un arranque en el que aprovechó su técnica vocal. Su puesta en escena, junto a los voladores y la lluvia de confeti, marcó un comienzo animado en el que los presentadores, Roberto Herrera, Eloísa González y drag Sethlas (Borja Casillas) se movieron dentro de la corrección, si bien hubo momentos en los que la química entre ellos pareció no funcionar. Sethlas estuvo especialmente suelto y cómodo en la gala. Aportó frescura y humor. Si lo hizo con guión, no se notó

Puestas en escena uniformes

La gala drag queen mostró este año una gran uniformidad en la puesta en escena, con música electrónica en casi todos los números, y un vestuario muy cuidado, pero con pocas dosis de humor, como resaltó el propio Yshia Taisma en su número, que animó a muchos de los que acudieron a presenciar el espectáculo en el recinto provisional del Puerto que este año acoge las carnestolendas.

En general, las propuestas destacaron también por presentar un atrezzos con elementos móviles que favorecían giros y movimientos. Se trata de elementos que aunque aportan espectacularidad, al final restan continuidad a la historia que presentan los candidatos.

No faltaron tampoco las referencias a la libertad y la tolerancia, que tuvieron una gran aceptación entre las más de 10.000 personas que vivieron el espectáculo en directo. Lo mismo ocurrió con la denuncia de la gordofobia que proyectó Lemnos, otro de los pocos candidatos que se salió del esquema de la música electrónica. Los números se sucedieron a una velocidad muy alta.

Esta gala respondió a la llegada de una nueva generación de drags, más motivados por la estética y el impacto visual que por la transgresión en sí o la originalidad. Muchos han olvidado también la conexión con el público a través de una narrativa propia del carnaval de Las Palmas de Gran Canaria.

En el ecuador de la gala drag, la actuación de Whigfield revivió los veranos del año 1994 con su gran éxito 'Saturday Night'. «¿Quién no bailó este temazo?», se preguntó Eloísa González. Y drag Sethlas lo definió como «un taponazo».

La sorpresa que se guardaba la organización fue la actuación del cantante portorriqueño Manny Manuel, que vuelve al carnaval de Las Palmas de Gran Canaria tras la mala experiencia vivida en el año 2019, cuando la concejala de Carnaval, Inmaculada Medina, tuvo que interrumpir su actuación porque el artista del merengue no se encontraba en condiciones adecuadas para ello.

El artista se reconcilió con el carnaval tras aquella experiencia. Primero versionó el himno de la fiesta y dio las gracias «por esta oportunidad». Dijo que había aprendido de su error y que llevaba la ciudad en el corazón.

Noticia relacionada

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios