El presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, compareció este martes en el pleno del Parlamento de Canarias. / EFE

Torres: «La normalización de las relaciones con Marruecos solo puede ser buena»

El presidente de Canarias anunció que próximamente el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, viajará a las islas para explicar la nueva posición española

EFE Santa Cruz de Tenerife

El presidente de Canarias, Ángel Víctor Torres, defendió este martes en el pleno del Parlamento autonómico que la normalización de las relaciones entre España y Marruecos «solo puede ser buena para Canarias».

Torres, que compareció por iniciativa del grupo nacionalista, reconoció las discrepancias entre los grupos que apoyan al Gobierno o incluso dentro de su partido, el PSOE, sobre el cambio de la posición española que ha llevado a esa normalización de relaciones, el apoyo del ejecutivo español a la autonomía del Sahara bajo soberanía marroquí.

La política exterior «es una competencia del Gobierno central» y hay que respetar esa competencia sin perjuicio de que el Parlamento de Canarias se pronuncie en contra de ese cambio de posición como lo ha hecho, indicó Ángel Víctor Torres, quien anunció que próximamente el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, viajará a las islas para explicar la nueva posición española.

Entre los grupos que apoyan al Gobierno, dos respaldaron el cambio de posición, el PSOE y ASG, y dos mostraron su desacuerdo, NC y Sí Podemos.

Para Torres, el Gobierno de España «ha tomado el liderazgo para encaminar las cosas, ha tomando decisiones«, así que si ahora se reactivan las relaciones «cuál es el problema», preguntó.

Ángel Víctor Torres, que anunció que visitará Marruecos sin precisar fechas, quiso enviar «un mensaje de tranquilidad» ante la sociedad canaria, consciente de la responsabilidad de los gobiernos ante «conflictos que pueden llevar a problemas de seguridad», y por eso subrayó que la normalización de relaciones «solo puede ser buena» para el archipiélago.

«Una mala relación es mala para nosotros», subrayó Torres, y a continuación detalló que la llegada de inmigrantes desde Marruecos ha bajado en dos tercios en marzo y abril en comparación con los mismos meses de 2021.

La normalización de relaciones permitirá reactivar a partir de «la semana que viene» la comisión bilateral hispano marroquí, en la que habrá participación del Gobierno de Canarias en asuntos de interés para la islas, como la delimitación de las aguas territoriales o la inmigración, indicó.

Prospecciones petrolíferas

En cuanto a las prospecciones petrolíferas, el presidente puso en duda que «estén a la vuelta de la esquina» como «dicen los periódicos» o que haya habido novedades en las últimas semanas con respecto a lo que se sabía desde hace años, pero en todo caso el Gobierno canario «estará vigilante», y para ello «es mejor estar dentro» de la comisión bilateral.

José Miguel Barragán, portavoz de CC-PNC, advirtió de que la diplomacia marroquí se ha aprovechado siempre de la debilidad española en África y cuestionó la actuación unilateral del Gobierno respecto al Sahara, apoyando la posición de Marruecos sin apoyo de las Cortes y en contra de la ONU y del pueblo saharaui.

El representante de CC planteó una «hoja de ruta» con 24 propuestas para que el Gobierno de Canarias defienda en el nuevo marco de relaciones con Marruecos.

«Canarias debe seguir defendiendo el derecho de autodeterminación del Sahara en el marco de las resoluciones de la ONU, no aceptar negociaciones sobre ese territorio que no estén auspiciadas por la ONU y debe pedir la derogación de las leyes marroquíes que extienden unilaterlamente sus aguas hasta que haya un acuerdo de delimitación con España», planteó Barragán.

Manuel Domínguez, del PP, consideró «magnífico» que haya relaciones con Marruecos, pero afirmó que todo el proceso está siendo «opaco» y con el presidente de Canarias como «convidado de piedra».

Ricardo Fernández de la Puente, de Ciudadanos, respaldó la normalización de relaciones con Marruecos, pero no a costa de deteriorarlas con Argelia y sin compromisos sobre la delimitación de aguas por parte de Marruecos.

Por los grupos que apoyan al Gobierno, Nayra Alemán, del PSOE, defendió las relaciones normalizadas con Marruecos y el cambio del Gobierno de España, porque la situación anterior en nada beneficiaba a Canarias, así que «si queremos otros resultados hay que caminar distinto».

El portavoz de NC, Luis Campos, reprochó en cambio que ahora España se ponga al lado de un «opresor» a costa de los derechos del pueblo saharaui, si bien consideró que en la comisión bilateral es fundamental definir las aguas y normalizar las relaciones en inmigración y comercio.

Para Manuel Marrero, de Sí Podemos Canarias, a Canarias no le interesa una zona inestable, pero acusó a Pedro Sánchez de haber «dado alas a Marruecos para intervenir a sus anchas», un reino que no respeta los derechos humanos, ni el derecho internacional, así que «difícilmente va a respetar el medio ambiente» con sus prospecciones petrolíferas.

El portavoz de ASG Casimiro Curbelo consideró que Pedro Sánchez «ha dado un paso importante» para el entendimiento con los países del entorno.

Sánchez «se ha quedado solo» al respaldar la posición marroquí sobre el Sahara, debido a que «se ha entendido mal», ya que se trata solo de «una propuesta que no tiene virtualidad sin el reconocimiento de los organismos internacionales», según Curbelo.