Borrar
Sigue la regla 10/20 para evitar que tu hijo se ahogue. Míralo cada 10 segundos y tenlo a una distancia que puedas recorrer en 20

Sigue la regla 10/20 para evitar que tu hijo se ahogue. Míralo cada 10 segundos y tenlo a una distancia que puedas recorrer en 20

Sábado, 6 de julio 2024, 02:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Apenas hemos empezado la temporada de baños y ya hay que lamentar el fallecimiento de 13 niños ahogados en España. La última víctima ha sido una pequeña de 4 años fallecida el jueves en el hospital Doce de Octubre después de sufrir un episodio de ahogamiento el día anterior en la piscina de un colegio de Alcorcón (Madrid). Horas antes, un chaval de 11 años también perdía la vida en una instalación municipal de Cuevas del Almanzora (Almería) y el lunes pasado otra bebé de dos años se ahogaba en una piscina privada de la localidad cordobesa de Baena. Son una terrible realidad que se repite todos los veranos. Un despiste de unos segundos y ocurre la tragedia.

Las cifras de mortalidad infantil que maneja la Federación Española de Salvamento y Socorrismo son demoledoras. Cada año mueren en nuestro país más de una treintena de niños por este motivo. «Y lo peor es que la gran mayoría de los fallecimientos se podrían haber evitado si se hubiesen tomado las precauciones adecuadas tanto antes como durante el baño», alertan los expertos.

La Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES) insiste en la importancia de «extremar la supervisión de los más pequeños cuando están en el agua o cerca de ella». La mayoría de las muertes por ahogamiento en niños menores de 4 años ocurren en piscinas privadas a la hora de la sobremesa, entre las 15.00 y las 18.00 horas, una franja en que los adultos pueden estar adormilados tras la comida. «¿Sabías que tu hijo tiene más posibilidades de morir ahogado que en un accidente de tráfico?», exponen sin paños calientes en la Asociación Nacional de Seguridad Infantil, responsable de la campaña 'Ojo, peque al agua' para concienciar a los padres sobre la necesidad de «vigilar constantemente a los niños». Estos son algunos consejos para evitar sustos innecesarios en playas y piscinas este verano.

Nombra a un vigilante

En los entornos acuáticos, no hay mayor seguro de vida que «una supervisión adulta permanente». En este sentido, los expertos en Socorrismo aconsejan nombrar a una persona responsable de vigilar a los niños e ir haciendo turnos, de esta manera no se producen malentendidos o despistes del tipo 'creía que estaban con su abuela' o 'pensaba que se ocupaba su tía'. «El encargado de supervisar a los niños tiene que centrarse en vigilar. Nada de contestar un 'whatsapp', ojear un libro o charlar con el de al lado. El 30% de los menores fallecidos por ahogamiento no contaban con la supervisión de un adulto», alertan los responsables de la Asociación Nacional de Seguridad Infantil.

Siempre a mano

Los expertos aconsejan seguir la regla del 10/20 para evitar los ahogamientos infantiles. Se trata de una estrategia de vigilancia que establece que el adulto encargado de controlar a los niños mire al agua cada 10 segundos como mínimo y los tenga al alcance de su mano, a una distancia que pueda recorrer en 20 segundos como máximo.

«Bastan solo 10 centímetros de agua para que un bebé sufra un ahogamiento. Nunca dejéis solos a vuestros hijos. Los niños de 3 o 4 años también se ahogan aunque sepan nadar. Lo que les suele pasar es que son presa del pánico al caerse al agua y no son capaces de salir a flote. Las clases de natación son muy recomendables, pero en ningún caso sustituyen a la supervisión por parte de padres o familiares, especialmente en los menores de 5 años, el grupo de edad más vulnerable», insiste la doctora Lucía Galán, más conocida en redes sociales como 'Lucía, mi pediatra'.

Chaleco, lo mejor

Los flotadores y manguitos son sistemas de flotación no salvavidas y pueden ofrecer a los padres una falsa sensación de seguridad. «El chaleco es el dispositivo más aconsejable», coinciden todos los expertos, que también alertan sobre el peligro de los inflables en el mar. «Tu hijo no será el primero ni el último que se quede dormido en una colchoneta y vaya a la deriva». Porque el mar, incluso el Mediterráneo, tiene sus peligros. «Con bandera amarilla, por ejemplo, lo más seguro es que el agua no sobrepase la altura de la cadera del niño. Si os metéis en una corriente, no trates de luchar contra ella, solo conseguirás agotarte. Nada en paralelo a la orilla hasta que consigas salir».

Evitar atrapamientos

Los expertos también recomienda «evitar llevar el pelo suelto, la ropa de baño holgada, colgantes, cadenas, cuerdas o cualquier otro elemento que pueda ser succionado en una piscina. De hecho, es aconsejable que todos los adultos conozcan la ubicación del apagado eléctrico de la pileta para poder actuar con rapidez en caso de atrapamiento».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios