Imagen de archivo de un episodio de lluvias en Gran Canaria. / arcadio suárez

Una Onda del Este Africana amenaza la estabilidad climática de Canarias

Este fenómeno, que se prevé que afecte a las islas más montañosas, puede venir acompañado de chubascos y tormentas aisladas

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

Novedades meteorológicas en Canarias. Después de unos días de estabilidad climática, una Onda del Este Africana puede acabar con esta tendencia entre el miércoles y jueves de esta semana (31 de agosto y 1 de septiembre, respectivamente) dejando precipitaciones en forma de chubascos e incluso tormentas aisladas en las islas.

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) en Canarias anuncia en sus redes sociales que este fenómeno «tenderá a inestabilizar la atmósfera» en el entorno del archipiélago y que afectará a las islas más montañosas.

Y es que la Onda tropical o del Este suele dejar «abundante nubosidad conectiva, con formación de chubascos y tormentas» en el océano, de acuerdo con la definición de la misma que incluye la Aemet en su glosario.

Incluso, reseña la citada definición, este tipo de ondas pueden afectar con intensidad a Canarias, «en ocasiones muy excepcionales», originando «los temporales de lluvias más importantes que pueden registrarse en el archipiélago».

Si bien, la Aemet llama a la prudencia dada la incertidumbre de este tipo de situaciones, por lo que recomienda seguir las actualizaciones de las predicciones meteorológicas para conocer la evolución de este fenómeno.

Por lo pronto, la Agencia se basa en el modelo probabilístico del European Centre for Medium-Range Weather Forecasts (ECMWF), que señala «probabilidad de precipitación, afectando principalmente a las islas de mayor relieve, donde podrán ser en forma de chubasco».

También detalla que estas precipitaciones pueden ir acompañadas de tormentas aisladas.

Onda del Este Africana

La Onda tropical o del Este, de acuerdo con el glosario de la Aemet, se trata de una «onda en forma de vaguada invertida», que se forma en niveles comprendidos entre los 850 y 700 hectopascales (hPa, medida de la presión atmosférica) y se mueve de «este a oeste en la zona intertropical a una velocidad de entre 20 y 40km/h».

«En los océanos Atlántico y Pacífico estas ondas pueden ser el origen de ciclones tropicales, que en algunos casos alcanzan la categoría de huracanes», especifica la definición. La misma detalla que suelen formarse entre mayo y noviembre, en un período de tres a cuatro días, así como que «suelen debilitarse al recorrer el Atlántico oriental y central, para volver a intensificarse al aproximarse al Caribe».