Borrar
Fernando Clavijo, presidente de Canarias, en su despacho en la capital grancanaria Arcadio Suárez
«Lealtad significa que el pacto en Madrid no tiene que ver con el de Canarias»

Fernando Clavijo, presidente de Canarias

«Lealtad significa que el pacto en Madrid no tiene que ver con el de Canarias»

El líder del Ejecutivo regional aborda el nuevo escenario político nacional y su impacto en las islas, con un acuerdo de CC con el PP

Francisco Suárez Álamo

Las Palmas de Gran Canaria

Domingo, 26 de noviembre 2023, 01:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

En julio tomó posesión y esta semana el primer presupuesto del Gobierno que preside superó el trámite de las enmiendas a la totalidad. Fernando Clavijo (La Laguna, 1971) hace balance de lo que han encontrado, detalla la hoja de ruta de su Gobierno y, en su condición de secretario general de Coalición Canaria, explica por qué su partido votó a favor de la investidura de Pedro Sánchez tras cerrar un pacto de legislatura que incluye la agenda canaria.

-En julio, en su primera entrevista en este periódico como presidente dijo que llegaban al Gobierno con la cautela de ver qué encontraban, tanto en lo financiero como en lo estructural. Pasados más de cien días y ya con unos presupuestos en trámite, ¿lo que encontraron es mejor o peor de lo que pensaban?

-Está peor de lo que esperábamos. Nos hemos encontrado muchas dificultades y problemas con los fondos Next Generation; toda la organización de la casa administrativa con el teletrabajo sin regular, con la cita previa que hemos tenido que quitar; en la Consejería de Agricultura nos hemos encontrado con un follón enorme con subvenciones; en la isla de La Palma los decretos los hemos tenidos que rehacer casi en su totalidad porque tenían visos de inconstitucionalidad; devoluciones de fondos al Estado por obras sin justificar... la casa la hemos encontrado bastante desorganizada y con muchos problemas.

-En ese contexto, ¿no es aventurado embarcarse en unos presupuestos con una subida tan importante como los de 2024, sobre todo cuando el discurso del propio Gobierno es que ese presupuesto está condicionado, en temas como la rebaja fiscal, por las incertidumbres que planean en la economía y en las partidas que vengan de Madrid?

-Eso tiene mucho que ver con la recaudación. Ahora mismo hemos tenido incrementos de ingresos en dos vertientes: por un lado las liquidaciones de los presupuestos del Estado, que han sido positivas y eso nos ha dado una inyección de dinero, y por otro lado la recaudación del IGIC. El escenario que encontramos es que esas liquidaciones del Estado el año que viene pueden ser negativas y la recaudación del IGIC, en tanto se está enfriando el crecimiento de la economía y las expectativas de aumento del PIB son cada vez menores, pues puede acusar una reducción significativa. Esa incertidumbre nos ha hecho ser prudentes y para poder reconocer todo el gasto público en áreas como Sanidad o Educación, o el de Bienestar Social, lo que hemos hecho es centrar ahí todo el dinero y ya veremos cómo evoluciona el próximo año.

-Menciona Sanidad: ¿tenemos la garantía de que esta vez esa Consejería sí va a tener dinero suficiente y que va a bajar la lista de espera?

-Lo que podemos garantizar ahora es que va a haber gestión y estabilidad. No vamos a tener tres o cuatro consejeros y cinco directores del Servicio Canario de Salud. Todo eso llevó a una desorganización absoluta y ahora presupuestamos el gasto real, porque lo presupuestado en los últimos cuatro años no obedecía al gasto real, sino que incluso se presupuestaba por debajo de lo gastado el año anterior, lo que supone una técnica presupuestaria propia de... digamos que de trileros. Nuestro esfuerzo se centra en que, ahora que se ha presupuestado de acuerdo al gasto real, nosotros como Gobierno, como gestores, seamos capaces de mejorar los resultados: bajar la lista de espera, bajar el tiempo medio de espera...

-Le pregunté antes por lo que encontró en el Gobierno. Le pregunto ahora por el pacto actual: ¿cómo está funcionando?

-Muy bien. El Gobierno está funcionando muy bien. No está siendo fácil ante esa casa desorganizada que encontramos y el ejemplo es la educación de 0 a 3 años, o problemas con las subvenciones en agricultura o las ayudas a La Palma. Pero ante todo eso el Gobierno está cohesionado, fuerte y trabajando mucho.

-Entonces, que dimitiese a las primeras de cambio un director general de Educación ¿qué significa? ¿Una anécdota o es la primera de las fricciones entre socios del pacto?

-Es una anécdota. Cuando hay cambios y empieza un Gobierno, con exigencias muy altas, puede haber encontronazos. No es un problema entre socios de pacto sino un tema aislado.

-¿La cohesión del pacto, sobre todo entre CC y PP, se puede ver resentida tras el voto de Coalición en la investidura de Pedro Sánchez?

-No, no. No porque se ha actuado con absoluta lealtad; segundo porque esa lealtad significa que el pacto en Canarias no tiene que ver con el pacto en Madrid. Además, los acuerdos en Madrid primero fueron con el señor Núñez Feijóo, pero no prosperó porque no se lograron los apoyos necesarios, y nuestra obligación como CC es conseguir lo mejor para Canarias. Si lo conseguimos, se benefician los canarios y entonces el Gobierno de Canarias debe estar satisfecho. Cuantos más recursos encontremos, mejor.

-¿Se lo tuvo que explicar usted a Feijóo como presidente de Canarias y como líder de CC?

-Yo hablé con el señor Núñez Feijóo en su momento. Yo soy una persona correcta y leal y cuando en los órganos del partido se tomó la decisión, pues uno da la cara y lo explica al PP, porque tenemos un pacto con el PP en Canarias.

-¿Fue fácil conseguir el sí en el seno de CC?

-La decisión no fue fácil porque había muchas variables pero sí le puedo decir que todos lo teníamos claro. La decisión se tomó por unanimidad. Son decisiones importantes pero evidentemente hubo debate. Una vez que quedó claro que la amnistía íbamos a decir que no, una vez que quedó claro que queríamos saber quiénes eran los socios y si había los apoyos necesarios, pues al final si se firmaba la agenda canaria, nosotros también nos comprometíamos.

-¿Pero ese pacto se firma por Canarias o también porque CC no quería ser el único partido nacionalista en el Congreso fuera de la foto con Sánchez?

-No, no. Para nosotros lo fácil habría sido una abstención o el voto en contra. Coalición firma el pacto estatal con el PSOE porque hay un compromiso con Canarias, porque hay una agenda canaria muy completa que se asume. Y recuerde que a nosotros no nos interesaba la investidura, sino un acuerdo de legislatura.

-Después de esa firma, ¿CC ya ha aprendido que no debe volver a decir que tiene líneas rojas como que con Vox o Sumar no irán?

-No, no... dijimos Vox y Podemos. Sumar es otra cosa. Y ministros de Podemos no hay.

-¿Tiene ya claro con el nuevo Gobierno de Sánchez en manos de quién están los asuntos migratorios y si ahora será posible un mando único?

-Marlaska lleva los temas de seguridad y en los asuntos de inmigración hay una ministra. Ahora, tal y como se está funcionando, tenemos que decir que en este último tiempo las cosas en inmigración están bien. Se está informando y se está trasladando a los inmigrantes; el problema sigue con el asunto de los menores no acompañados y dentro de ese pacto que se firmó sí incluimos algo distinto, porque el escenario era distinto a cuando se planteó con el PP, y es algo que asumió el presidente en su discurso de investidura: la modificación legislativa para dar respuesta a los menores no acompañados. A partir de la semana que viene empezaremos a pedir las reuniones entre ministros y ministras y consejeros y consejeras para firmar la hoja de ruta.

-Ya que habla de menores, ¿tiene claro para qué puede servir un Ministerio de Infancia y Juventud, áreas en las que hay competencias autonómicas?

-Ahora mismo en este asunto no lo tengo absolutamente claro. Después de todo lo que hemos vivido, que no hayamos podido hablar ni una sola vez con la ministra Ione Belarra habla muy claro de los compromisos sociales que tenían ella y su partido.

-¿Y para qué puede servir que haya un canario sentado en el Consejo de Ministros?

-Lo veremos pero que haya un canario en cualquier espacio siempre es bueno, porque da esa visión de condición región ultraperiférica condicionada por la lejanía. Lo deseable es que ayude a que la agenda canaria se cumpla.

-¿Participó Ángel Víctor Torres directamente en la negociación para conseguir que se firmase el pacto de investidura y legislatura?

-Las negociaciones fueron directamente con María Jesús Montero. Después no sé si dentro del PSOE ellos hablaron o no.

-¿Cuentan con Torres para conseguir aclarar las diferencias que hay con Madrid en las competencias en Costas, algo que él ya experimentó siendo presidente?

-Ahora que le compete a él velar por el desarrollo del Estatuto de Autonomía y el traspaso de competencias, estoy absolutamente convencido de que, tal y como lo sufrió él, colaborará para que esos errores se puedan corregir.

-Viendo los acuerdos de Sánchez con otros partidos nacionalistas, ¿le preocupa cómo puede quedar Canarias de cara a la revisión del modelo de financiación?

-No es que me preocupe, es que siempre es así [sonrisas]... En la medida en que no tengamos diputados y diputadas nacionalistas en Madrid que solo piensen en Canarias, pues siempre que se abre el melón de la financiación, como ya hizo Zapatero, la realidad es que al final casi siempre Canarias sale perjudicada. Si se abre ese melón tendremos que pelear mucho porque siempre hay una falta de entendimiento con Canarias al mezclar el REF con la financiación autonómica, o en la valoración efectiva de los servicios, porque no es lo mismo el coste de la Sanidad en Cuenca que en E Hierro. Todo eso será directamente proporcional a la necesidad que tengan de nuestro voto.

-Una de las cuestiones incluidas en el acuerdo es lo relativo a las relaciones con Marruecos. ¿En ese punto empieza a haber también un cambio, con algo más de transparencia o está por llegar?

-Está por llegar. Tendremos que reunirnos para esas y otras cuestiones. Nosotros sí le daremos a este Gobierno cien días y obviamente después de Navidad tendremos las primeras reuniones. Cien días que a nosotros no nos los dieron, dicho sea de paso.

-¿Estamos en el inicio de un nuevo marco de relaciones entre CC y PSOE? ¿Es el principio de una gran amistad, como decían al final de la película 'Casablanca'? Lo digo pensando en lo que pueda pasar en La Laguna, por ejemplo.

-[Sonrisas]. No. Creo que algunas personas, incluso dentro del PP, se confundían porque te intentan encasillar en un bando o en otro. Y nosotros hemos dicho hasta la saciedad que no estamos ni con unos ni con otros: no somos azules ni rojos; somos canarios. Sí es cierto que mucha gente del PSOE se empeñaba en decir lo contrario y obviamente esta decisión en favor de Canarias les ha dejado sin discurso. Por ejemplo, con Ángel Víctor las relaciones siempre han sido muy cordiales y lo mismo con la dirección del partido; cuando vas a alguna isla o algún municipio concreto, a veces se mezcla lo persona con lo político y entonces es más complicado entenderse.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios