Agentes de la Guardia Civil buscando en enero de 2019 restos de Romina Celeste Núñez. / CARRASCO

Prorrogada hasta 2023 la estancia en prisión del marido de Romina Celeste

La jueza Sandra Barrera asume que hay riesgo de destrucción de pruebas y riesgo de fuga por parte del marido de la mujer descuartizada y quemada

JOSÉ R. SÁNCHEZ Arrecife.

La actual titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Arrecife, Sandra Barrera, ha decidido prorrogar durante dos años más la estancia en prisión de Raúl Díaz Cachón, principal sospechoso de la muerte de su esposa, Romina Celeste Núñez, acontecida en Costa Teguise entre finales de 2018 y las primeras fechas de 2019. La medida es fruto de la vista celebrada este miércoles en el Palacio de Justicia de Arrecife, con empleo de medios telemáticos y presencia física del acusado, ingresado en la cárcel de Tahíche el 16 de enero de 2019, por orden de la jueza Silvia Muñoz, acusado de los presuntos delitos de homicidio, malos tratos, lesiones, profanación del cadáver y simulación de delito.

La jueza Barrera ha decidido disponer prisión provisional comunicada y sin fianza tras celebrar la comparecencia consecuente con el vencimiento del plazo de reclusión preventiva dictado hace dos años, y tras escuchar los informes de la representación del Ministerio Fiscal, de la representación de las administraciones públicas personadas en la causa y de la abogada de la acusación particular, Emilia Zaballos. En nombre del acusado actuó Gerardo Ruiz Pascuau.

El auto a notificar a las partes toma en consideración los argumentos de las acusaciones de conformidad con las previsiones legales establecidas para dilatar la medida cautelar. Principalmente se tiene en cuenta el alto riesgo de fuga del acusado ante la gravedad de los delitos que se le imputan y las severas penas que estos conllevan, por la falta de arraigo en Lanzarote. Además, ha influido el riesgo de destrucción de pruebas y la multiplicidad de indicios que señalan al acusado como presunto autor del crimen.

La magistrada, en consecuencia, ha decidido no tener en cuenta la argumentación de la defensa sobre el interés del reo en colaborar con la investigación judicial dispuesta. Tampoco se da por válida la intención de Raúl Díaz Cachón de asumir el cuidado de varios familiares necesitados de ayuda a nivel cotidiano, según la versión trasladada a este periódico por intervinientes.

Un trozo de pulmón

La investigación seguida por la Guardia Civil estableció que Romina Celeste Núñez perdió la vida en el hogar familiar, en un complejo de apartamentos de Costa Teguise. En este espacio el cadáver fue quemado y posteriormente descuartizado, presuntamente por su marido, quien se supone que obró para repartir los restos por diversos espacios, en tierra y mar. Hasta la fecha solamente consta el hallazgo de un trozo de pulmón de la víctima.

Se cree que el acusado presuntamente mató a su esposa tras una disputa por cuestiones económicas. Días después, el marido acudió la Guardia Civil para denunciar su desaparición, comenzando entonces un intenso rastreo. Fue el 13 de enero cuando se procedió al arresto, basándose los agentes en una conversación telefónica en la que contaba a un pariente cómo había actuado para ocultar los restos.

La familia de Romina Celeste Núñez, la joven de origen paraguayo descuartizada por su marido, está siendo representada en esta causa por la Fundación Zaballos para la Defensa de los Derechos Constitucionales, entidad que suma más de un cuarto de siglo ejecutando acciones en «defensa de los Derechos Humanos y la Jurisdicción Universal con personalidad jurídica propia y plena capacidad jurídica de obrar», al margen de cualquier condicionante político.