Testigo Antonio Cabrera Panasco, tesorero. / CARRASCO

El personal de Arrecife no tenía claros los porcentajes legales en las facturas

La tercera sesión del nuevo juicio del caso Montecarlo se centra en una pieza ya juzgada y en las malas relaciones en el Consistorio

JOSÉ R. SÁNCHEZ Arrecife

La tercera sesión de la segunda pieza del caso Montecarlo en Arrecife, con la Sección Sexta de la Audiencia Provincial de Las Palmas, sirvió este miércoles para que declararan nueve testigos.

Cuatro, agentes de Guardia Civil y Policía Nacional, para validar informes de otra pieza. Los restantes, personal del Ayuntamiento, asumieron que entre 2009 y 2012 desconocían aspectos básicos de los porcentajes legales que podían figurar en las facturas ( 16% en gasto general y 6% de beneficio industrial).

El primer funcionario en declarar fue Antonio Cabrera Panasco, tesorero. Indicó que no le constaba que el entonces edil de Hacienda, José Montelongo (imputado en esta causa), hubiera hecho los listados de las facturas llevadas a pleno en noviembre de 2011 y mayo de 2012.

Lamentó Cabrera Panasco haber estado «cinco años» imputado y definió como «muy desagradable» un encuentro en Secretaría con el entonces alcalde, el malogrado Cándido Reguera; Montelongo; la titular de Recursos Humanos, Nayra Callero; y la entonces secretaria, Asenet Padrón, a cuenta de unas facturas.

La funcionaria, última en declarar, dio su versión del encuentro, diciendo que hubo «muchísima tensión». La acusación popular, en sus preguntas aludió a facturas de una pieza ya juzgada, con tres condenas, incluida la que afecta al exinterventor, Carlos Sáenz Melero; quien el lunes se reconoció autor de los hechos delictivos que se le atribuyen en esta causa. Asenet Padrón elucidó que Intervención había creado un registro propio de facturas, aspecto que denunció por cauces oficiales.

Por otro lado, Carmen Villaverde dio detalles de sus días como tesorera accidental, en octubre de 2011. Relató cómo fue apartada del puesto, responsabilizando al titular de Hacienda. Y dijo que no tenía acceso a la elaboración de los expedientes de pago.

Elena Martín, para el lunes

Como testigo final del día debió comparecer la funcionaria Elena Martín. Ante la posibilidad de que su declaración fuera larga en el tiempo; a bien de evitar que quedara incompleta, se decidió por los magistrados, a petición de algunas defensas, dejar para el lunes esta testifical, para que así la declaración sea uniforme. Así se acordó para facilitar el retorno de los jueces a Gran Canaria.