Borrar
Espacio en Altavista que en 2009 iba a ser residencia de mayores, con Cruz Blanca. COBER LANZAROTE
La permuta de la obra inacabada de la Cruz Blanca, a expensas de una tasación
Lanzarote

La permuta de la obra inacabada de la Cruz Blanca, a expensas de una tasación

El Cabildo prioriza ceder a la Diócesis de Canarias el edificio que ya usa Cáritas en la calle Triana; con más valor a priori que la parcela de Altavista

José R. Sánchez López

Arrecife

Domingo, 12 de mayo 2024

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La intención del Cabildo de hacerse con la obra inacabada de la Cruz Blanca, en el barrio capitalino de Altavista, está en manos de la Diócesis de Canarias. Meses después del ofrecimiento de permuta, lo cierto es que se está aún a expensas de respuesta. La misma, según fuentes eclesiásticas consultadas por este diario, está a expensas de ver cómo queda la tasación definitiva de la finca, que será básica para trasladar una contrapropuesta a la primera Corporación.

«La pelota está en su tejado», según el consejero de Bienestar Social, Marci Acuña. No obstante, hay plena confianza en que finalmente se pueda alcanzar un acuerdo, atendiendo al informe interno cabildicio, donde se concede más valor a la compensación del Cabildo que a la finca objeto de atención. Para quedarse con la parcela de Altavista se ofrece el edificio de la calle Triana que se usa por Cáritas desde hace años. Dispone este inmueble de dos locales y de tres viviendas.

El edificio de Triana, junto a Coronel Bens, puede estar valorado en cerca de 400.000 euros.

Inmueble en Triana que se ofrece para la permuta.
Inmueble en Triana que se ofrece para la permuta. COBER LANZAROTE

Se ha descartado la fórmula de la adquisición directa, por la sencilla razón de la Diócesis de Canarias debería para ello establecer trámites con el Vaticano, según se le ha dado a entender al Cabildo, aspecto que podría retrasar cualquier medida, como ya se publicó por CANARIAS7.

Cabe recordar que se llegó a proyectar una residencia para mayores, planteada de modo altruista por el arquitecto Martín Martín, para ser gestionada por la orden franciscana Cruz Blanca, con una capacidad para 80 usuarios residentes y 15 plazas en régimen diurno. Al paralizarse las obras iniciadas en la primavera de 2009, pocos meses después; el inmueble se convirtió en un foco de conflicto, por servir de acomodo de personas sin hogar y ser un lugar frecuentado para el tráfico de drogas.

La intención del gobierno cabildicio pasa por aprovechar el uso sociosanitario que sigue manteniendo la parcela de Altavista, con una superficie útil de cerca de 3.000 metros cuadrados, gracias a un nuevo proyecto. Y con la posibilidad de aprovechar parte de la infraestructura edificada hace tres lustros atrás. Se tomarían fondos propios y se negociaría la implicación directa de otras administraciones públicas.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios