Figuras del Museo Atlántico, en aguas de Playa Blanca. / C7

El Museo Atlántico, sin cuatro esculturas de Ignacio Calatayud

Desde los Centros se vincula la retirada con la investigación en marcha a cargo del Juzgado de Instrucción 2 de Arrecife

J.R.S. Arrecife

El Cabildo ha tomado la decisión de retirar las cuatro esculturas que representan al abogado Ignacio Calatayud puestas en el Museo Atlántico, bajo el mar en Playa Blanca, certificadas todas por el autor, Jason deCaires Taylor. Serán guardadas en dependencias de los Centros de Arte, Cultura y Turismo de Playa Honda; junto a los cuatro jinetes retirados en 2019 del entorno del Castillo de San José en Arrecife, según la versión dada a este diario por el consejero delegado de la entidad, Benjamín Perdomo.

La retirada se fundamenta en que no se quiere vincular al Museo Submarino con uno de los investigados por el Juzgado de Instrucción 2 de Arrecife, con el magistrado Jerónimo Alonso de titular, por supuestas actuaciones delictivas en relación con Inalsa, en tiempos de Pedro San Ginés como presidente insular.

Dos esculturas fueron retiradas del fondo del mar durante el pasado fin de semana, quedando para esta semana la retirada de las restante, según Perdomo.

BUCO se opone

La Asociación de Escuelas y Centros de Buceo de Lanzarote (BUCO), integrada en la Federación Turística de Lanzarote, rechaza la retirada de las esculturas, según se concreta en nota dada a conocer a la opinión pública insular . «Entendemos que el conjunto de figuras es importante en su totalidad. Son moldes de distintas características y todos y cada uno de ellos componen el museo. La retirada de una parte de las mismas rompe la composición a visitar», se dice.

El Museo Atlántico cuenta con unas 300 figuras, elaboradas en su gran mayoría entre 2015 y 2016, con moldes de residentes lanzaroteños, fruto del patrocinio de los Centros con Pedro San Ginés como presidente insular; contándose con respaldo del Gobierno de Canarias, en fechas de Fernando Clavijo al frente. Ocupa una superficie, a una profundidad de algo más de 10 metros, de unos 2.500 metros cuadrados. La primera figura se instaló a finales del mes de enero de 2016.