Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este martes 18 de junio
Rampa inferior, con uso anormal desde hace meses. COBER LANZAROTE
Con movilidad bajo mínimos en el octavo aeropuerto español
Lanzarote

Con movilidad bajo mínimos en el octavo aeropuerto español

Fallos y taras habituales ·

Rampas y ascensor para unir salidas y llegadas en la T1 llevan tiempo fuera de servicio. Aún funciona al menos un elevador exterior

José R. Sánchez López

San Bartolomé

Martes, 7 de mayo 2024, 23:01

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Durante el primer trimestre de 2024 hicieron empleo de las instalaciones del aeropuerto de Lanzarote César Manrique, según cuentas oficiales, más de 2,16 millones de viajeros, contando la operativa de las dos terminales. Es decir, el recinto de Guacimeta quedó en octava plaza en la estadística nacional, aspecto que hace suponer un buen balance de ingresos para el operador que se encarga de la gestión cotidiana.

Además, fueron miles las personas que usaron las instalaciones para acompañar a pasajeros que llegaron o que partieron. Principalmente en la T1. Entre enero y marzo fueron muchos los que padecieron las carencias en los elementos de comunicación entre el espacio de salidas y la zona de llegadas. Las taras y los fallos, pese a que se ha dejado constancia de los mismos, se han agudizado en lo que ha transcurrido de segundo cuarto del año, aspecto que implica un fea estampa para la mayor puerta de acceso y salida de la isla.

Ascensor fuera de servicio, en el acceso en llegadas.
Ascensor fuera de servicio, en el acceso en llegadas. COBER LANZAROTE

Las dos rampas para subir de la zona de recogida de equipaje al espacio de salidas, donde muchos viajeros han dejado estacionados sus vehículos, llevan largo tiempo inoperativas. Al menos, eso sí, siguen dispuestas para que los usuarios pueda caminar por ella, arrastrando carros, haciendo caso omiso de los carteles que indican que no está permitido, y equipajes.

Segunda rampa para llegar a salidas, parada.
Segunda rampa para llegar a salidas, parada. COBER LANZAROTE

El ascensor más cercano ha sido la alternativa más cotidiana, junto con las escaleras interiores, divididas en varios tramos. Este elevador, no obstante, también lleva un tiempo fuera de servicio. En la parte alta consta un cartel de advertencia. En la parte baja, una cinta impide el acceso, a una distancia que para muchos hace que pase inadvertido el cartel con tinta descolorida donde se avisa de que hay otro elevador a una distancia más o menos próxima, saliendo al exterior. Este ascensor, que engancha con el aparcamiento general de pago, normalmente sí que ha venido operando en estas últimas semanas, según varios trabajadores aeroportuarios consultados.

Zona de guaguas

Al menos, también queda el consuelo de que en las últimas semanas han solido funcionar con regularidad el ascensor y la rampa que permiten llegar hasta las guaguas que habilitan los operadores turísticos para recoger a sus clientes.

Por poner algún pero, no siempre con el mejor nivel de limpieza, si bien es cierto que esta circunstancia puede achacarse al tránsito cotidiano de miles de viajeros por jornada, con los consiguientes efectos de difícil control.

Vehículos en la cuneta

Por otro lado, cabe añadir que ya se nota el desgaste del tráfico intenso en los elementos sobre el suelo colocados para obligar a que se reduzca la velocidad.

Y sigue siendo una constante, que se viene arrastrando desde la pasada década, la masiva presencia de vehículos aparcados en los arcenes, en el acceso al aeropuerto, a pesar de las señales de prohibición instaladas. La Guardia Civil en ocasiones ha puesto multas. En este particular se está a expensas de algún paquete de medidas a través del Cabildo.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios