Vehículos en el litoral de Famara. / c7

Ecologistas en Acción denuncia la masificación en la Reserva Natural de Famara

Pide regular el acceso a la carretera de las playas con uso exclusivo para la vecindad en horarios diurnos y establecimiento de sanciones, la delimitación de acceso a la playa mediante caminos evitando el pisado de las dunas y su vegetación, así como la construcción de un aparcamiento para coches y caravanas en el pueblo alejado de la zona costera.

CANARIAS7 Arrecife

Ecologistas en Acción Lanzarote ha realizado numerosos llamamientos para denunciar y condenar esta negligencia, por falta de regulación y vigilancia en la reserva natural y lamenta la falta de actuación por parte de las autoridades competentes a establecer soluciones prácticas.

Con la llegada de las vacaciones navideñas y el tiempo soleado, se ha podido nuevamente observar la presión y la afluencia de visitantes en el espacio natural del litoral de Famara y lo que ello implica.

Ecologistas en Acción Lanzarote presentó alegaciones al PORN (Plan de Ordenación de los Recursos Naturales del Archipiélago Chinijo) donde se enumeraban planes de actuación para proteger la reserva natural. En Famara están censadas 1.131 personas, pero esta población aumenta notablemente en picos de ocupación, haciendo insostenible el equilibrio y generando una presión de carga sobredimensionada en este espacio natural, lo que conlleva un descontento de la población local por el reducido espacio público, aumento de los contaminantes, la degradación de los servicios y la proliferación de vehículos mal estacionados. Todo esto convierte al litoral de Famara en un punto rojo de sobreturismo en Lanzarote.

El entorno natural de Famara además de tener un valor estético del paisaje inigualable, está incluido dentro del Parque Natural del Archipiélago Chinijo por ser un ecosistema único, relevante y singular debido a su gran cantidad de especies protegidas rincipalmente aves y otras especies vegetales frágiles. Las dunas móviles poco a poco han ido desapareciendo, disminuyendo la aportación de arena indispensable para El Jable, en otras palabras, El Jable y Famara están directamente interconectados en sus ciclos geológicos, ecológicos y climáticos.

Ante la falta de soluciones por parte del Ayuntamiento de Teguise, el Cabildo de Lanzarote, Gobierno de Canarias y la Dirección General de Costas y Mar, Ecologistas en Acción Lanzarote propone actuaciones concretas y viables para regular y gestionar este espacio de crucial importancia ecológica.

Entre ellas pide, la instalación de paneles integrados en el paisaje, donde se informe de la presencia de este espacio natural para generar conciencia y un cambio en la actitud de las personas que nos visitan y se aproximan a Famara.

La regulación del acceso a la carretera de las playas con uso exclusivo para la vecindad en horarios diurnos y establecimiento de sanciones, la delimitación de acceso a la playa mediante caminos evitando el pisado de las dunas y su vegetación, así como la construcción de un aparcamiento para coches y caravanas en el pueblo alejado de la zona costera.

La construcción de una caseta informativa con servicios mínimos, que promueva y divulgue información sobre las especies protegidas y los atractivos naturales de la reserva: las actividades, rutas y zonas de interés biológico de la zona, aparte de generar puestos de trabajos, atrae a un turismo concienciado y aporta servicios mínimos con baños públicos, Ecologistas en Acción Lanzarote defiende un turismo sostenible que respete el medio ambiente y contribuya a la conservación del patrimonio cultural y medioambiental. Para ello entiende que es necesario un proyecto comunitario y colaborativo donde las partes interesadas, tanto públicas, como privadas lleven a cabo una gestión sostenible del espacio, donde es indispensable un compromiso por parte del Ayuntamiento de Teguise y el Cabildo de Lanzarote para preservar y conservar este espacio como patrimonio natural.