María Dolores Corujo y José Antonio Valbuena. / CARRASCO

El cierre de vertederos, con 1,5 millones de euros, empezará en Argana y Güime

Valbuena compromete fondos para mejorar la planta de transferencias de Zonzamas. En mayo se retomarán las obras de red norte de regadío

JOSÉ R. SÁNCHEZ Arrecife

En semanas se contempla que cobren forma las primeras acciones destinadas a sellar dos escombreras ilegales que llevan años afeando el paisaje insular, en Argana (Arrecife) y Güime (San Bartolomé), dio a entender el consejero canario de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial, José Antonio Valbuena, en su visita oficial a la isla este martes, donde la presidenta insular, María Dolores Corujo, actuó en calidad de anfitriona. De inicio se prevé un desembolso de 1,5 millones de euros, con lo que se evitarán sanciones por parte de la Unión Europea (UE).

En el caso de Güime, la inversión de casi un millón de euros deberá servir para el sellado íntegro de la escombrera ilegal. En el particular de Argana, la actuación a emprender, dotada con cerca de 600.000 euros, será simplemente una primera fase de un plan que deberá tener continuidad en 2023, con nuevos fondos. En el próximo año, además, se prevén acciones con otras dos grandes escombreras ilegales.

En materia de residuos, José Antonio Valbuena manifestó en rueda de prensa que también se va a dar prioridad a la mejora de la planta de transferencias de residuos del complejo ambiental de Zonzamas, en aras de ganar en capacidad de recuperación y reciclado. La inversión en conjunto será próxima a 2,4 millones de euros, entre aportación estatal, que significará el 75% del capital; y los fondos con cargo a Ejecutivo y Cabildo, con el 25% restante en común de la aportación. Deberá estar en 2023.

Además, el consejero aprovechó la visita a la isla para dar cuenta de las obras de la red norte de regadío. Tras un año de obras «se ha ejecutado algo menos de la mitad». La parte restante se confía en que pueda retomarse esta misma primavera, probablemente en mayo, una vez que queden resueltas las taras halladas en cuanto a registro de algunas parcelas afectadas. Los inconvenientes han encarecido el proyecto, reconoció por su lado María Dolores Corujo, de modo que la inversión finalmente quedará próxima a 8 millones de euros.

El modificado necesario, que tiene que ver con terrenos relacionado con Tahíche, se encuentra en su fase definitiva. Esta red principalmente ayudará a optimizar el riego en fincas de Teguise y Haría, con menos riesgo de que se produzcan cortes en el abasto, como ha venido siendo común en los últimos meses.

Al margen, Gobierno y Cabildo se comprometieron este martes a coordinar medidas para que las desaladoras de la isla sean sostenibles, «de modo que las energías que consuman sean energías limpias», indicó Valbuena. Se busca contar con «una desalación 100 por 100 sostenible».

De interés también, se anunció durante la visita oficial el próximo estreno de un proyecto a cuatro años de recuperación de palmeras en los siete municipios, con una primera fase con 2 millones de euros comprometidos entre ambas administraciones.