Arrecife cesa al interventor en vísperas de que entre en prisión

José Ramón Sánchez López
JOSÉ RAMÓN SÁNCHEZ LÓPEZ

Desde el jueves ya no ejerce Carlos Sáenz Melero como interventor de Arrecife, tras concretarse su cese, una vez que el miércoles se notificó por Función Pública, dependiente del Gobierno de Canarias, que se debe ejecutar la sentencia, ligada al caso Proselan, por la que se ordena el ingreso en prisión y la inhabilitación para ejercer como trabajador público. Este funcionario ya fue hace días también cesado para ejercer como interventor en Teguise.

Con este paso, Sáenz Melero queda ahora expuesto a ingresas en el recinto penitenciario de Tahíche, en base a la decisión del Tribunal Supremo (TS) notificada en enero, donde se le condenó (junto al también funcionario Rafael Arrocha, y al empresario José Daniel Hernández) a pena de cuatro años y medio de cárcel, por su implicación en una trama de facturas falsas por la que el Ayuntamiento abonó al menos 250.000 euros por servicios que no se ejecutaron. La decisión del TS rebajó la decisión previa de la Audiencia Provincial, que había condenado inicialmente a los acusados a penas de cinco años y tres meses de prisión.

El Consistorio de Arrecife deberá nombrar a un funcionario local como interventor accidental, hasta que un habilitado nacional opte a ocupar la plaza, según las fuentes municipales consultadas en la mañana del viernes. La decisión está a expensas de la Concejalía de Hacienda, donde ejerce Samuel Martín como principal titular, por encomienda de la alcaldesa capitalina, Eva de Anta.