La alcaldesa, Ástrid Pérez, en una casa dañada de la calle Tinamala, en 2019. / CARRASCO

Arrecife asume la pérdida del dinero de las viviendas de Valterra y Titerroy

Los vecinos instan al gobierno local que se ponga en conocimiento judicial las posibles anomalías cometidas en mandatos precedentes

JOSÉ R. SÁNCHEZ Arrecife.

El Consistorio capitalino tendrá que devolver los fondos recibidos en su día para financiar los ARU (Áreas de Rehabilitación y Renovación Urbana) destinados a remozar viviendas de los barrios de Valterra y Titerroy, según Eduardo Placeres, concejal de Urbanismo y Vivienda. Como poco, la suma se eleva a 3,6 millones de euros, una vez que han resultado infructuosos los trámites seguidos ante el Instituto Canario de la Vivienda, entre otros organismos, para procurar que esta ayuda pudiera salvarse, una década después de la firma del convenio suscrito por varias administraciones públicas.

Y parece probable que de las arcas locales deberá salir incluso una cantidad añadida, en concepto de intereses. A este respecto, en versión del concejal, se contemplan medidas para evitar el abono, con justificantes de pasos seguidos desde 2011 en adelante, «La vamos a luchar, pues se ha trabajado y negociado en este tema hasta lo indecible», justificó ayer Eduardo Placeres.

Toda esta situación crítica obedece a que «el anterior gobierno municipal olvidó solicitar la prórroga de los convenios firmados, obviando un compromiso que ahora pagaremos todos», en versión del munícipe. Se tiene en cuenta que el 7 de diciembre de 2016 cuando el Instituto Canario de Vivienda hizo la advertencia al Ayuntamiento, sin que se obrara respuesta, atendiendo a documentación trasladada por el concejal a la opinión pública. Por ello, en diciembre de 2020, el Ejecutivo regional reclamó la devolución de los fondos cedidos, que tuvo respuesta en enero por el gobierno que preside Ástrid Pérez para intentar evitar el pago, de la que no consta resolución desde el Gobierno hasta la fecha.

Lamento vecinal

Ambos ARU fueron promovidos para recuperar inmuebles dañados en los dos barrios. Pese al tiempo transcurrido desde que se tuvo constancia de que las viviendas están en mal estado y de que se han ejecutado algunas obras menores, aún hay vecinos que no han podido regresar a sus casas, por evidente riesgo de desplome. En julio de 2009 hubo que lamentar la pérdida de una vid, al venirse abajo el techado de la vivienda donde residía en la calle Timbayba de Titerroy. Y constan otros desplomes más recientes.

Con estos fundamentos, el presidenta del colectivo vecinal de Titerroy, Ismael Montero, lamentó este pasado miércoles que aún se tenga que padecer una situación de incertidumbre. Además, en un comunicado para valorar las declaraciones hechas por Carlos Alférez, Montero instó al actual gobierno a que acuda «a los juzgados y ponga en conocimiento los errores graves cometidos por esa administración», con la advertencia de que « rogamos que no entre en guerras política, ya que los vecinos lo único que quieren es regresar a sus viviendas».

Además, el representante vecinal ayer demandó que entre en activo la comisión de investigación específica para depurar responsabilidades sobre los ARU que se aprobó en junio pasado.

Cabe añadir que en la mañana del 21 de julio se celebrará una reunión en la sede del colectivo vecinal de Titerroy, en busca de medidas y compromisos para que prosperen los ARU pendientes. Los organizadores confían en que a este encuentro asistan representantes del Ayuntamiento, de diverso signo político; y del Gobierno de Canarias. Además, se ha cursado invitación, entre otros, al senador insular, Manuel Fajardo Palarea; y al titular del Diputado del Común, Rafael Yanes.