José Valle, nuevo presidente de la Cámara de Comercio de Lanzarote, en su despacho. / CArrasco

«Tenemos que hacer una apuesta clara por la formación»

José Valle se estrena como presidente de la Cámara de Comercio con el propósito de continuar apostando por acciones para la mejora de la isla

JOSÉ R. SÁNCHEZ Arrecife

42 años. Empresarios del transporte con trayectoria extensa, con pareja y descendencia doble, día atrás tomó las riendas de la Cámara de Comercio, cargo que compatibilizará con su rango de presidente del Círculo de Empresarios de Lanzarote.

– Presidente. Y con consenso.

– Se presentó una única plancha. Y se intentó representar a todos los sectores, tanto económicos, como empresariales. Tenemos una gran oportunidad para continuar con los planes de reforma y recuperación de la isla. Llevo un amplio tiempo en organizaciones empresariales. Y me lo pusieron fácil, porque llevo años intentando hacer cosas transformadoras en nuestra isla.

– ¿Qué acciones se plantea?

– Tenemos que conseguir que la consolidación económica después de la covid, que ha sido un periodo durísimo, llegue a buen puerto. Tenemos que hacer una clara apuesta por la formación, por la FP dual, que empiece a dar solución al mercado de trabajo, a nuestros jóvenes, centrados en la especialización en el sector servicios; con un gran centro de FP que roce la excelencia. Mejorar el que tenemos (Zonzamas) e intentar tener un nuevo centro. Además, tenemos claro que Lanzarote no puede continuar en un modelo de crecimiento centrado en el turismo de masas. Tenemos que apostar por la calidad y por la oferta complementaria.

– Economía sostenible.

– No podemos ver a Lanzarote con 250.000 habitantes y 200.000 camas turísticas. Sería un gran error. El turismo viene a disfrutar de nuestro entorno, de nuestra cultura. Es un valor que tenemos que seguir potenciando.

– Hará falta implicación de instituciones públicas y privadas.

– Nos toca ser buen negociadores y dar todos los argumentos posibles a las instituciones, fuera y dentro de Lanzarote, para que los proyectos salgan. Por ejemplo, igual no optaremos a un gran campus universitario, pero sí a tener centros de FP que sean referentes en Canarias.

– ¿Se retomará la aspiración de la autonomía portuaria ?

– El sentido de que Lanzarote tuviera una autoridad portuaria tuvo que ver con que no se conseguían las inversiones necesarias. Y hay que reconocer que ha habido una gran transformación de nuestro puerto. Crear estructuras por crearlas, no somos partidarios, salvo que no nos hagan caso.

– ¿Se seguirá pidiendo un Juzgado de lo Contencioso?

– Tenemos que hacer presión en el Gobierno de Canarias. Si no se puede conseguir en lo que queda de legislatura, tendrá que ser en la próxima; porque es vital para que se dé a los ciudadanos un servicio que hay que dar.

– La Cámara lleva años apostando por actuaciones específicas en territorios. Sobre todo en Arrecife. ¿Qué se va a hacer?

– Arrecife es, junto con la formación y repensar el planteamiento económico, el tercer gran pilar. Tenemos una capital que en los últimos veinte años ha tenido muy poca inversión. Y no es sólo un problema político, hará falta una gran unión entre el sector empresarial y el público, con una hoja de ruta para diez o quince años. Lo primero será trazarla; y desde el Círculo se ha contratado a la Fundación Metrópoli, la que diseñó la gran transformación de Bilbao. Es un trabajo de diseño de ciudad. Lo primero que tenemos que saber es qué tipo de ciudad queremos. Y todas las organizaciones empresariales estamos unidas en este concepto. Costaría creer que el Cabildo no acabe sumándose, otra cosa es que necesite tiempo, pero creo que lo hará, porque hay que darle un sentido de Estado, porque Arrecife ahora nos está bajando la nota media de nuestro destino. Y hay que solucionarlo.

– ¿Cómo queda el aspecto social?

– La Fundación Metrópoli traza todos sus proyectos desde la sociedad, lo primero que hacen es preguntar a los ciudadanos qué tipo de ciudad quieren, qué problemas tienen en sus barrios... De ahí se sacarán los grandes datos que ayudarán a tomar decisiones. Lo que queremos es que haya una gran transformación. Y tendrá que haber un gran icono; de ocio, cultural... Eso nos lo tendrán que decir.

– ¿Qué hacemos con las zonas degradas como la Rocar?

– La Rocar tiene unos propietarios. Las administraciones públicas tendrán que darle un sentido, el que sea. Un parque, un edificio... Será un aspecto a solucionar, al igual que el solar de Ginory. Todo eso es lo que va a salir de esta gran reflexión. Habrá planes que se puedan ejecutar a corto plazo, otros con fondos europeos, otros que los aplicará el Gobierno de Canarias y otros que tendrán que ser municipales. Y otros deberán ser privados. Por algo habrá que empezar; y tenemos ilusión, porque es la primera vez que todo el sector empresarial está unido en una causa. Y muchas administraciones. Porque es cariño hacia nuestra isla.

– ¿Cómo es la relación con las demás cámaras de Canarias?

– Cada cámara es proteccionista con lo suyo. En el Consejo General de Cámara cada uno expondrá sus cartas, y tenemos claro que nosotros somos una cámara fuerte, referente. No podemos competir en volumen con Gran Canaria y Tenerife, pero sí que podemos ser referentes; y así nos ven. Lo que nos toca ahora es mantenernos.

– ¿Presidente hasta cuándo?

– Lo ideal sería estar ocho años. Porque si todo va bien, y en los primeros cuatro años se empieza a trabajar en todos los planes expuestos, muchos necesitarán de más tiempo. El filtro lo tendré con las futuras elecciones, si los socios están para entonces contentos, pues podré repetir. Y si no, pues me iré para casa, a mi empresa, que también tengo trabajo allí.