Traslado de una supuesta víctima del accidente aéreo, con posterior evacuación en helicóptero. / CARRASCO

Alerta, dos aviones han caído

Más de 200 profesionales tomaron parte en el CANASAR 2021, con el barranco de Tabayesco y aguas cercanas al norte de Lanzarote y La Graciosa como principales zonas de actuación

JOSÉ RAMÓN SÁNCHEZ

Es verdad que un simulacro permite ciertas licencias, de modo que este pasado miércoles hubo momentos en que más de uno paró para aclarar dudas o conceptos durante CANASAR 2021, ejercicio auspiciado por el Ejército del Aire para ver qué pulir y qué aprovechar en caso de que alguna vez, ojalá que nunca fuera así, hiciera falta una actuación conjunta para atender a víctimas de una percance por el choque de dos aeronaves en vuelo. Visto desde fuera, dio la sensación de que estamos en muy buenas manos. El ejercicio se basó en dar con los 26 ocupantes de las aeronaves supuestamente colisionadas. Se tomaron medidas para salvar vidas y para también dar el mejor trato a fallecidos y allegados.

Las maniobras se desarrollaron a partir de la supuesta colisión entre un avión civil, con 22 ocupantes, incluyendo a los tripulantes; y un aparato militar, con 4 viajeros. El primer avión, fruto de la pericia de los pilotos, pudo hacer un aterrizaje forzoso en el barranco de Tabayesco, en una zona apenas habitada; mientras que el segundo aeroplano se precipitó en el mar, si bien todos sus ocupantes contaron con tiempo para saltar antes del impacto.

En cuanto se supo del percance, fueron activados más de 200 profesionales, con presencia abundantes de medios terrestres, marítimos y aéreos. Participaron efectivos de Armada, Guardia Civil, Salvamento Marítimo y Ejército del Aire; así como de Protección Civil, Policía Local de Haría, Cruz Roja, Emerlan y Consorcio Insular de Emergencias. También hubo presencia abundante de efectivos del Gobierno de Canarias, caso del SUC; y del Cabildo, entre otros.

Desde un muy llamativo puesto de mando en tierra dispuesto cerca de Arrieta se tomaron medidas para auxiliar a los militares caídos en el Atlántico y, sobre todo, para minimizar en lo posible daños personales entre los ocupantes del avión civil precipitado. Durante casi tres horas se actuó para dar con las víctimas. Primeramente fueron halladas 17, procediéndose a la evacuación en helicóptero de varios heridos de gravedad y asumiéndose algunas pérdidas fatales.

Además, a la vez se adoptaron medidas protocolarias para localizar a otras 5 presuntas víctimas. Una vez conocidas las posiciones, se procedió al rescate con medios aéreos, en una espectacular operativa que muchos siguieron desde la playa de La Garita y desde la subida de Trujillo.

Se trabajó con maniquíes de tamaño y peso real, en vez de con figurantes, por el protocolo contra la covid-19; que también fue el que hizo evitar paradas en el Hospital Doctor José Molina Orosa. De supuesto espacio sanitario valieron las instalaciones de los bomberos, con helipuerto.

Valoración

Cabe señalar que este jueves se hará una calificación del ejercicio, en encuentro con periodistas en el Cabildo. A priori, se hará balance de lo positivo y de lo negativo. Y quizás sea ocasión perfecta para que a nivel político se avance de cara a que haya helipuerto en el recinto hospitalario.