El mayor barco hospital del mundo llega a La Luz

A final de julio de 2016 se lanzó Juan José Romero a la aventura empresarial de ofrecer rutas guiadas por Playa Blanca en su singular vehículo a pedales, importado desde China. A inicios de agosto incorporó una segunda unidad, con Atacayte Alemán al frente. Desde entonces, el primero lleva ya hechos más de 5.000 kilómetros, pasando de 4.300 kilómetros el segundo. Es decir, más de 9.300 kilómetros cuando ni siquiera han cumplido el año de esforzada actividad.

Juan José, natural de Las Breñas, a sus 23 años, está agradecido de que la suerte esté de su lado. «Yo trabajaba en un hotel de camarero y muchos clientes me decían que en los viajes en guagua no veían nada», explica. De ahí surgió la idea de ofrecer esta singular línea de transporte, «donde hacemos de guías turísticos de Playa Blanca», con precios diversos, según la ruta.

El viaje completo, que incluye paradas en Papagayo y Pechiguera, con un recorrido entre la ida y la vuelta de «unos 18 kilómetros». Sale este viaje por 50 euros, con opción para una pareja o para un único viajero. Se completa en unas dos horas.

Para abrir marcha y para alguna cuesta, el vehículo cuenta con un motor eléctrico, «que te ayuda a empezar de vacío». Una ligera ayuda, no obstante, que no resta un ápice de mérito a los 9.300 kilómetros ya hechos por Juan José y Atacayte.

L a esperanza de África viaja en barco, una nave que esta semana se encuentra en el Puerto de La Luz y de Las Palmas. El buque hospital más grande del mundo, el Africa Mercy, recaló el miércoles procedente de Benín en la capital grancanaria donde está siendo reparado por Astican para después reanudar su labor humanitaria por la costa occidental africana.

La nave medicalizada, que lleva más de veinte años de servicio, está tripulada por cirujanos, enfermeros y otros voluntarios que se embarcan para ofrecer diagnósticos y cirugías gratuitas, así como formar al personal médico local en los países africanos más pobres, donde solo una cifra minúscula de sus habitantes pueden costearse los tratamientos de las enfermedades, que en muchos casos son mortales.

Tumores enormes, enfermedades congénitas, extremidades deformadas o heridas de guerra son algunas de las patologías más comunes que se intervienen en los cuatro quirófanos, totalmente equipados de que dispone este hospital flotante, financiado exclusivamente con donaciones.

Es una infraestructura flotante operada por Mercy Ships, una organización mundial de beneficencia que brinda tratamiento médico y cirugías a las poblaciones más vulnerables frente a la costa de África desde hace cuarenta años, junto con el apoyo de cuatrocientos voluntarios de todo el mundo.

3

4

5

6

7

8

9

0

A final de julio de 2016 se lanzó Juan José Romero a la aventura empresarial de ofrecer rutas guiadas por Playa Blanca en su singular vehículo a pedales, importado desde China. A inicios de agosto incorporó una segunda unidad, con Atacayte Alemán al frente. Desde entonces, el primero lleva ya hechos más de 5.000 kilómetros, pasando de 4.300 kilómetros el segundo. Es decir, más de 9.300 kilómetros cuando ni siquiera han cumplido el año de esforzada actividad.

Juan José, natural de Las Breñas, a sus 23 años, está agradecido de que la suerte esté de su lado. «Yo trabajaba en un hotel de camarero y muchos clientes me decían que en los viajes en guagua no veían nada», explica. De ahí surgió la idea de ofrecer esta singular línea de transporte, «donde hacemos de guías turísticos de Playa Blanca», con precios diversos, según la ruta.

El viaje completo, que incluye paradas en Papagayo y Pechiguera, con un recorrido entre la ida y la vuelta de «unos 18 kilómetros». Sale este viaje por 50 euros, con opción para una pareja o para un único viajero. Se completa en unas dos horas.

Para abrir marcha y para alguna cuesta, el vehículo cuenta con un motor eléctrico, «que te ayuda a empezar de vacío». Una ligera ayuda, no obstante, que no resta un ápice de mérito a los 9.300 kilómetros ya hechos por Juan José y Atacayte.