Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este 15 de julio
Instalación de nuevos sensores en Puerto Naos (La Palma) IGN
Sensores de gases específicos para La Palma comienzan a ser instalados en Puerto Naos

Sensores de gases específicos para La Palma comienzan a ser instalados en Puerto Naos

La actuación incluye un total de 1.200 medidores con un sistema automático de ventilación asociado al sensor.

Efe

Santa Cruz de La Palma

Martes, 19 de septiembre 2023, 10:21

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Dos años después del comienzo de la erupción volcánica de La Palma, los núcleos de Puerto Naos y La Bombilla siguen evacuados por la presencia de gases tóxicos. Para su medición no se quieren escatimar esfuerzos y ya ha comenzado la instalación de 1.200 medidores con un sistema automático de ventilación asociado al sensor.

Son medidores hechos específicamente para estas localidades y la pretensión de los científicos es zonificar la presencia CO2 en Puerto Naos y La Bombilla.

La directora del Observatorio Geofísico Nacional, Carmen López, ha señalado que este proyecto de monitoreo de CO2 cuenta con una inversión significativa de 3 millones de euros y tiene como objetivo instalar el 75% de los más de 1000 medidores de CO2 antes de final de año.

López ha apuntado que ya se han instalado 74 estaciones de monitoreo de CO, y el pasado jueves 14 se añadieron 5 más en las zonas de baños y playa de Puerto Naos y La Bombilla. Esta medida se enmarca en un esfuerzo continuo para comprender mejor el fenómeno de emisiones difusas de CO2 que ha persistido en la zona durante los últimos dos años.

La gestión de la emergencia, y por lo tanto de la vuelta segura a los núcleos evacuados, depende en la actualidad del Plan Insular de Emergencias de La Palma (Peinpal), que según ha detallado la vulcanóloga del IGN, está dividido en tres partes diferenciadas.

La primera parte está relacionada con el aspecto técnico, llevado a cabo por Involcán y el Instituto Geográfico Nacional (IGN), quienes tienen la responsabilidad de instrumentar tanto interiores como exteriores con sensores que recopilen datos continuos de concentración de CO2, que serán transmitidos a un centro de alerta operativo las 24 horas para monitorear la situación.

La segunda parte del proyecto involucra a Salud Pública, que se encargará de evaluar posibles riesgos para la salud de la población debido a las emisiones de gases y la tercera es la dirección del plan, los responsables políticos, que teniendo en cuenta los datos recopilados, toman medidas relacionadas con el retorno de los habitantes evacuados.

«El fenómeno natural que ocurre en esta zona, con emanaciones difusas de gases de origen volcánico y especialmente el CO2 es muy complejo, y también lo será la recuperación», recuerda López.

El técnico de emergencias del Cabildo de La Palma, Rafael García, ha destacado la importancia de los medidores de CO2 personalizados para la isla, diseñados específicamente para satisfacer las necesidades de monitoreo en tiempo real y activación de sistemas de extracción de gases de los espacios interiores.

Estos dispositivos proporcionarán información en tiempo real al centro de control, permitiendo la activación de protocolos según la gravedad de la alerta, incluso la evacuación en casos extremos.

El geoquímico de Involcán, Ramón Hernández, ha señalado que el fenómeno de emisiones difusas de CO2 en Puerto Naos y La Bombilla persiste sin mostrar tendencias claras al alza o a la baja.

«Algunas áreas presentan una afección menor, mientras que otras siguen siendo incompatibles con la vida, con la aparición ocasional de fauna muerta», ha comentado

«Las zonas con concentraciones de CO2 cercanas a niveles de aire no contaminado y que se mantengan así a lo largo del tiempo se considerarán aptas para el retorno de los habitantes», afirma Hernández

El objetivo principal de esta red de sensores es definir las zonas en las que es seguro que los residentes vuelvan, pero este geoquímico reconoce que habrá áreas en las que el regreso continuará siendo imposible, ya que «nadie puede decir la fecha de caducidad de este problema, que persistirá por el tiempo que el fenómeno natural mande».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios