El detenido, con camiseta gris a la derecha, con algunas de las donaciones. / c7

La estafa de las donaciones a los damnificados por el volcán asciende a 80.000 euros

'Juntos Somos Más', según la organización denunciante, acudió a la Guardia Civil tras detectar que sus donaciones habían sido colocadas en una tienda de segunda mano de Tenerife

CANARIAS7 Santa Cruz de La Palma

La Guardia Civil ha detenido a un hombre como autor de un delito de estafa por apropiarse de donaciones de La Palma y venderlas en tiendas de segunda mano en Tenerife. Nuria Díaz, la presidenta de la Asociación Juntos Somos Más de la isla de Tenerife, fue la persona que denunció al responsable de la Asociación de Alimentos Canarias que se presentaba como una organización solidaria de ayuda a La Palma cuando en realidad no existía y era utilizada como pantalla para estafar.

El detenido, Ramón Jesús Brito Páez, ofreció su ayuda a una asociación benéfica de Tenerife para trasladar hasta La Palma los enseres y la comida que había logrado recolectar. Haciéndose pasar por un gestor de una falsa asociación solidaria, el estafador aportó los tres contenedores para cargarlos con todas las donaciones. Brito llevaba dos años con la asociación recogiendo alimentos de distintos supermercados de la isla y para entregar «supuestamente» a familias necesitadas de la isla, algo que también se está investigando ahora.

Los investigadores han comprobado que los contenedores se encuentran en el mismo lugar donde fueron llenados, en la localidad de San Isidro.

Brito se presentaba a las organizaciones solidarias de Tenerife y se ofrecía a hacerse cargo del transporte y la distribución para llevar desde esta isla hasta La Palma lo que éstas recogieran. Hay dos organizaciones afectadas Juntos Somos más y Unidos somos más fuertes, si bien fue la primera quien puso la denuncia el pasado 11 de noviembre y que terminó ayer con la detención de Brito.

Las donaciones de Juntos Somos Mas y que, según su presidenta, Nuria Díaz, ascienden a más de 80.000 euros aunque solo con fecha y firma hay cuantificados 15.000 euros, han sido detectadas en una tienda de San Isidro, en Tenerife. Entre ellas había cocinas y lavavajillas nuevos además de muebles y enseres semi-nuevos y de valor que fueron recogidos durante tres semanas.

«La gente se volcó con La Palma y compraban cosas y me las daban nuevas para ayudar. No sé cómo me engañó de esta manera», señala Nuria Díaz, presidenta de Juntos Somos Mas. Brito también aprovechó «los mejores muebles y electrodomésticos» para amueblar su vivienda en San Isidro (Tenerife).

Según relata Díaz, decidió poner la denuncia el pasado 11 de noviembre después de «pillar» a Brito en varias mentiras sobre dónde estaba todo el material donado. «Me acuerdo un día que fuimos con un camión cargado de seis ruedas y varios furgones y cuando llegamos no había container en el que colocar las cosas. También otro día, llegamos con más mercancía y lo que habíamos llevado los días previos había desaparecido. Él me decía que lo tenía en otros sitio pero no acababa de creérmelo», indica.

Dos hechos fueron los que desencadenaron la denuncia, de un lado, Díaz recibió un vídeo de Brito sobre la supuesta llegada de los contenedores a La Palma pero su sorpresa fue detectar que se veía el Teide, con lo que la llegada no era a La Palma sino a Tenerife. Casi al tiempo, una de las voluntarias que colaboraba con Brito la llamó para contarle la verdad y que la mercancía se estaba colocando en una tienda de segunda mano de San Isidro. «Fui a comprobarlo y era verdad», apunta Nuria. En ese momento llamó a Brito y le dijo, según consta en la denuncia, «que había descubierto el engaño y que iba a ir a la Guardia Civil».

El ahora detenido se presentó al rato en la tienda y le dijo que había tenido que vender algunas donaciones para pagar el transporte a la isla cuando inicialmente le había dicho a Nuria Díaz que los gastos «estaba cubiertos» por el «ayuntamiento de La Palma y Fred Olsen», según consta en la denuncia.

Poco después se presenta una patrulla de la Guardia Civil en la tienda y Díaz denuncia. Esta mujer asegura estar «muy tocada» por lo que ha sucedido. «No me siento tan mal por mí, aunque me siento estúpida, sino por toda la gente que confío en mí y me dejo sus donaciones porque no se van a poder recuperar. También lo siento mucho por las persona de La Palma que no lo van a recibir», apunta. El propietario de la tienda de segunda mano vendió muchos de los artículos, con lo que , según Díaz, «eso se ha perdido».

La voluntaria que trabajaba con Brito afirma que «veía cosas muy raras» pero que hasta que no tuvo claro lo que estaba pasando no contactó con Díaz.

Díaz indica que Brito era «un artista» y llegaba para «arreglarte» la vida y solucionar tus problemas. Díaz sufre un tumor del que se está tratando y desde que el volcán entró en erupción no ha podido viajar a la isla de La Palma a llevar las donaciones aunque no ha dejado de trabajar para recoger lo máximo posible. Brito llegó y se ofreció para encargarse del transporte y la logística desde Tenerife hasta La Palma y ella se lo creyó. «Todo el esfuerzo para nada. Eso de un lado y de otro, no dejo de pensar en las personas que me dieron donaciones y en las de La Palma que no lo van a recibir», apunta.

Guardias civiles de Granadilla de Abona (Tenerife) han llevado a cabo varios registros autorizados por el juzgado de instrucción número 4 de dicha localidad.