Las infecciones de transmisión sexual afectan a más de 1.200 canarios de cada 100.000

La mayoría de los pacientes que padecen una ITS «son adultos jóvenes y menores de 25 años». Se reclama, por ello, más educación sexual

EUROPA PRESS Las Palmas de Gran Canaria

Las Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) afectan a más de 1.200 canarios de cada 100.000 habitantes, según el último informe de Vigilancia de las ITS en España que recoge Vithas Las Palmas, quien avisa del aumento del diagnóstico de estas enfermedades en las islas.

En el caso del conjunto de España, indican que los datos también presentan un patrón al alza con más de 17.700 españoles de cada 100.000 que padecen una ITS.

Por ello, desde Vithas Las Palmas se entiende que la educación «es clave» para combatir este incremento de las infecciones por gonococo, clamidia y sífilis, además del Virus del Papiloma Humano (VPH) en los últimos años tanto en Canarias como en el conjunto de España.

Esto, expone la ginecóloga y obstetra de Vithas Las Palmas especializada en sexología, la doctora Leticia Maya, «se debe en la mayoría de los casos a la falta de prevención y conciencia en un sector de la ciudadanía», ya que apunta que los encuentros sexuales esporádicos y la práctica de relaciones sin protección «conllevan este aumento en la incidencia de casos, especialmente entre la población más joven«, matizando que la mayoría de los pacientes que padecen una ITS »son adultos jóvenes y menores de 25 años«.

Añade que este tipo de prácticas de riesgos «se deben, en muchos casos, a la falta de educación sexual y el desconocimiento generalizado» de las consecuencias de practicar sexo sin protección, apuntando que algunas pacientes llegan a la consulta «explicando que no utilizan el preservativo porque lo relacionan solo como un método anticonceptivo y no como una buena práctica para evitar otro tipo de enfermedades«.

La doctora Maya indicia que no emplear preservativo en las relaciones esporádicas «pone de manifiesto una falta esencial» de educación sexual por parte de las pacientes, cuestión que queda reflejada además en las estadísticas. En este sentido, apunta a modo de ejemplo que el 54,4 por ciento de los casos de clamidia corresponden a mujeres en todo el país, siendo la tasa más elevada la de jóvenes de entre 20 y 24 años.

La infección por la bacteria clamidia trachomatis es una ITS que suele debutar principalmente entre las mujeres jóvenes aunque también puede darse entre hombres. Añade que a menudo esta ITS «pasa desapercibida o presenta síntomas leves (ardor al miccionar, dolor en los genitales, flujo vaginal anormal) hasta que repercuten de forma más acusada en la salud de la mujer y presenta signos o síntomas como el sangrado entre períodos menstruales y después de practicar sexo, entre otros».

Al respecto, aconseja que «ante cualquier síntoma es aconsejable acudir al especialista», ya que «muchas ITS tienen tratamiento», si bien es necesario detectar la patología y aplicar «adecuadamente» la posología porque en el caso de la clamidia aunque el tratamiento «no es difícil de aplicar», «si no se hace puede provocar problemas de salud más graves. De ahí la importancia de fomentar hábitos de vida sexual saludable como por ejemplo el uso del preservativo».

Educación sexual

Finalmente, la doctora Maya resalta que el preservativo es el método de prevención «más eficaz para evitar» el contagio de infecciones sexuales aunque indica que «existen algunas infecciones donde el preservativo no protege íntegramente y donde el contacto piel con piel o con mucosa predisponen el contagio».

Por ello, incide en que la educación sexual «no es solo hablar de prevención de infecciones de transmisión sexual o de salud reproductiva».

«La educación sexual es un derecho reconocido en la Declaración Universal de los Derechos Humanos y debe de formar parte de un proceso que se lleve a cabo durante toda la vida en el cual se vayan adquiriendo conocimientos, actitudes y valores relacionados con la sexualidad en todos sus aspectos. Solo desde la educación podremos frenar la propagación de las infecciones de transmisión sexual«, concluye.