Un raro delfín vara en Pozo Izquierdo

Un delfín de Fraser varó en la mañana de este martes cerca de Pozo Izquierdo, en Gran Canaria. Se trata de una especie poco conocida que fue trasladada al centro atlántico de investigación de cetáceos de la ULPGC, donde se le practirá la pertinente necropsia para aclarar las causas de su muerte.

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA

Un delfín de Fraser ( Lagenodelphis hosei) murió y varó en la costa de Pozo Izquierdo, en el sureste de Gran Canaria, lo que ha despertado el interés de los científicos relacionados con los cetáceos en Canarias, ya que se trata de una especie muy poco conocida. De hecho, en los registros que lleva el Instituto Universitario de Sanidad Animal y Seguridad Alimentaria (IUSA), dependiente de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC), sólo se había constatado un caso anterior de varamiento de este tipo de delfín en la isla de Gran Canaria.

El animal fue rescatado por los técnicos del centro de recuperación de fauna silvestre del Cabildo de Gran Canaria, que dirige Pascual Calabuig. «El animal fue trasladado a la Facultad de Veterinaria», indicó el especialista, «no parece que tenga señales de impacto pero hay que esperar a la necropsia».

El catedrático de Anatomía Patológica de Veterinaria y director del IUSA, Antonio Fernández, confirmó que el cetáceo «no presenta evidencias externas de trauma» y añadió que sufre «un estado de descomposición moderado».

Se trata de un macho de 1,6 metros y solo 40,2 kilos de peso, lo que puede indicar que se trata de un subadulto, ya que estos delfines suelen medir al nacer en torno a un metro, y entre dos y 2,6 metros cuando son adultos. En cuanto al peso, las crías recién nacidas suelen pesar unos diecinueve kilos. Los adultos ya alcanzan pesos de entre 160 y 210 kilogramos.

El cetáceo ha sido depositado en una sala de congelación de la facultad de Veterinaria, a la espera de que se realice la necropsia que aclare las causas de la muerte.

El delfín de Fraser no fue descrito científicamente hasta fines de los años 50 del pasado siglo, si bien siempre fue en base a ejemplares muertos. No fue visto con vida en el mar hasta hace cincuenta años. Se trata de uno de los delfines peor conocidos y hasta hace poco se pensaba que eran exclusivos del Pacífico, salvo contadas presencias en el golfo de México. A menudo pasa desapercibido porque se mezcla con otras especies de delfines.