Recreación de cómo quedará el parque Nicolás Quesada. / C7

Turismo da 1,8 millones para que Mogán reforme el parque Nicolás Quesada

Data de los años 90 y ya se había quedado obsoleto. El consistorio espera licitarlo este año para que ya pueda estar abierto en 2022

Gaumet Florido
GAUMET FLORIDO Mogán

La Consejería de Turismo y Comercio del Gobierno canario aportará mediante una subvención los 1,8 millones (1.822.259 euros) que le hacían falta al Ayuntamiento de Mogán para reformar de forma integral el parque Nicolás Quesada, la zona de esparcimiento que está frente a la fachada de las Casas Consistoriales, en el casco, que data de los años 90 del sigo XX y que ya se había quedado obsoleta, con serios problemas de accesibilidad.

Yaiza Castilla, consejera del área, quiso conocer este martes de primera mano este proyecto y dónde se ejecutará, y lo hizo de la mano de la propia alcaldesa, Onalia Bueno, que no solo le mostró el parque, sino que después le hizo un recorrido por dos de los tres proyectos que se financian en Mogán gracias a las aportaciones de Turismo o de Comercio regional.

Castilla subrayó que a estos 1,8 millones hay que sumarles otros 6,6 que se destinarán a la construcción de un edificio de aparcamientos y locales en el casco, con 152 plazas, de 4 millones de euros; al acondicionamiento de la entrada a Arguineguín por la GC-500, para el que aportan 1 millón de euros; y a la rehabilitación de la playa de El Perchel, en la que participan con 1,4 millones.

La intervención prevista contempla que el Nicolás Quesada, hoy organizado en varios niveles, pase a contar con una única plataforma. Eso sí, se aprovechará el desnivel del terreno para incorporar tres locales para uso cultural o administrativo en el subsuelo del parque, con fachada al Ayuntamiento. Y se habilitará el acceso principal desde la avenida de la Constitución.

Los ediles de Turismo y Obras, Alba Medina y Ernesto Hernández, junto a la alcaldesa y a la consejera en el parque Nicolás Quesada. / c7

Se le dotará de un nuevo escenario y una zona de skatepark, además de aseos públicos y vestuario, y se mantendrán la Casa Hermenegildo, que será rehabilitada, la conexión con el Rincón de Mima y una zona de estacionamiento anexa ya existente. El parque infantil se muda de sitio e irá a parar donde están las actuales gradas, pero se conserva el club Tahona. Y en donde está esa área de juegos para niños se habilitará un merendero-mirador con nuevos accesos a la calle El Drago.

La alcaldesa subrayó que aunque se demolerá casi la totalidad del parque, se conservará buena parte de su vegetación, sobre todo la arbórea. También recalcó que se vallará para abrirlo con un horario y cerrarlo por las noches. Dado que el proyecto ya cuenta con todos los informes, confía en que su licitación sea rápida. Espera que en septiembre u octubre esté adjudicado y que en 8 o 9 meses esté acabado.

La alcaldesa agradeció la inversión de Turismo porque le permite financiar un proyecto que estaba redactado desde 2016, pero en espera de financiación. Da respuesta, dijo, a una «vieja reivindicación personal».