Vista panorámica de la playa tras el cierre durante cinco años. / Arcadio Suárez

«Tanto tiempo cerrada para solo echar arena»

Mogán. La playa de Tauro abre después de cinco años y los usuarios opinan del cambio. Los vecinos piden a los bañistas que recojan la basura

ANDREA MENDOZA Las Palmas de Gran Canaria

«Ya no es ilegal», dice Beatriz Sánchez, una de las usuarias de la playa de Tauro, cuyo acceso quedó restringido por la Dirección General de Costas en 2016. Ahora, una vez abierta y bajo la tutela del Ayuntamiento, presenta una nueva imagen: no es de callaos, sino de arena. «La veo peor, la arena se ha comido mucho el agua», comenta Beatriz. Por su parte, su pareja Roberto Rodríguez, apunta que el camino lo han dejado «un poco mejor, antes estaba lleno de piedras».

«Tanto tiempo cerrada para echar arena nada más», señalan Minerva Calderín y Edi González, quienes aprovechan con su familia de un día de playa. Se alojan en unos apartamentos de Arguineguín y han aprovechado para «probarla» después de que se enteraran de que ya estaba abierta. «Hace años vine y estaba espectacular», comenta Edi, quien tras recordar cómo era antes y cómo es ahora, expone que, salvo la arena, no nota diferencia: «El camino no lo han limpiado, tampoco han habilitado una zona para aparcar, tienes que buscarte la vida. Nosotros bajamos a descargar y volvimos a subir porque no podíamos dejar el coche en ningún lado». Y es que el acceso en vehículo a la playa solo está permitido a los residentes de la zona, a los proveedores de los establecimientos y a los servicios de seguridad y emergencia. El Ayuntamiento es consciente del hándicap y afirma su voluntad de recuperar la carretera que había antes de que la anterior promotora procediera con las obras en la arena. El concejal de Seguridad Ciudadana, Mencey Navarro, confirma que están «tratando de rescatar ese tramo para que el acceso a la playa sea más fluido y no se produzcan en su entorno atascos o algún otro tipo de incidencias. Si lo logramos, el acceso a la playa se hará por la zona de la desaladora y la salida será en un único sentido por el Restaurante Guantánamo».

Minerva y el resto de personas que disfrutan de la playa tampoco entienden cómo es posible que la cala no cuente con servicio de socorrista. «Es materialmente imposible desde el punto de vista de la tramitación administrativa llevar a efectos estos servicios en un plazo tan corto de tiempo», señalan en el consistorio.

Las casas del camino