Instalaciones y modelos de la fábrica de Lenita y XTG en Las Torres, en 2013. / JUAN CARLOS ALONSO

La TGSS lanzó en un año más de 40 embargos a los dueños de Lenita

La fiscal que investigó a los gestores de la marca de ropa les acusa de crear sociedades para salvar los ingresos y eludir los pagos a la Seguridad Social

Gaumet Florido
GAUMET FLORIDO San Bartolomé

La fiscal Evangelina Ríos, que reclama 6 años de prisión y 2,3 millones de euros de multa para el matrimonio y la hija que gestionaron, al menos hasta 2017, las conocidas marcas XTG y Lenita, asegura que urdieron un sistema para mantener la actividad comercial y los ingresos que les generaban sin cumplir con sus obligaciones con la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS). Tanto fue así que, según especifica en su escrito de acusación, este organismo del Estado, en poco más de un año, del 3 de julio de 2013 al 12 de diciembre de 2014, llegó a lanzar más de 40 diligencias de embargo contra las cuentas de la primera de sus empresas, Burmen SL. En esas fechas el importe adeudado ascendía ya a 388.475 euros y solo se le había logrado embargar apenas 226,18 euros.

Ríos acusa a Antonio Luis M.M., Nicole M.B. y Lenita B.P. de un supuesto delito contra la Seguridad Social en concurso ideal con otro presunto de alzamiento de bienes. Sostiene que Antonio Luis y su mujer Lenita generaron primero una importante deuda contra la Seguridad Social «por el impago de la cotización y demás conceptos» de los trabajadores de Burmen S.L., «de la que eran socios y administradores solidarios» y que luego eludieron esos pagos creando «otras dos personas jurídicas, Beach Concept S.L. y Nillbeach Concept S.L., a las que traspasaron la actividad de Burmen S.L. después de escindirla entre comercio al por mayor y al detalle». Para ello, arguye la fiscal, contaron con la «cooperación imprescindible» de la también acusada e hija de ambos, Nicole, socia y administradora única de Beach Concept S.L. y Nillbeach Concept S.L.

  • 8 marcas por 3 000 euros. Según Ríos, en el trasvase de sociedades, el padre vendió a su hija por contrato privado 8 marcas en 2013, entre ellas, Lenita y XTG, por 3.000 euros.

  • Clientes por 1,5 millones En ese mismo año, Beach Concept (hija) compra a Burmen (padre) su cartera de clientes al mayor por valor de 1,5 millones de euros, pero advierte la fiscal que no se especifica forma de pago

Entiende la representante del Ministerio Fiscal que, puestos de común acuerdo, crearon de manera sucesiva esas entidades, dedicadas todas ellas al mismo tipo de actividad económica, es decir, a la producción y comercialización de prendas de vestir, de manera que cuando la TGSS inició los trámites para reclamar por la vía ejecutiva la deuda a Burmen S.L., pusieron en marcha Beach Concept S.L. y Nillbeach Concept S.L., entidades diferentes», pero «con las que seguían prestando el mismo servicio, con los mismos medios materiales, a los mismos clientes y con los mismos trabajadores». Eso les permitió, según Ríos, «desviar la facturación de esos servicios a una entidad diferente de la deudora para mantener así a salvo los ingresos» de la explotación y no pagar la deuda contraída con la SS.

Burmen data de 1994 y entre mayo de 2011 y agosto de 2017 acumuló una deuda con la SS de 458.535 euros. Y es que, señala la fiscal, llegó a contar con 284 trabajadores y obtuvo beneficios como para dotar la RIC con 250.000 euros en 2009 y 200.000 en 2010. Burmen fue declarada en concurso en 2015, pero antes sus dueños traspasaron los elementos principales de la actividad, con los mismos trabajadores, las marcas y la cartera de clientes, a las dos nuevas sociedades, por lo que imposibilitaron el cobro de sus deudas a los acreedores.

En 2012 Burmen declaró ventas por valor de 652.667 euros, y su principal cliente era El Corte Inglés, con una facturación de 440.786 euros, y compras por importe de 619.320 euros. Sus principales proveedores eran Trasnatur, S.A. y Muro Leal, S.L. En 2013 las ventas bajaron a 437.023 euros y compró por valor de 1,1 millones, pero los otros proveedores desaparecen y su proveedor principal pasa a ser Beach Concept SL. En los años siguientes se mantiene la dinámica. En definitiva, «Burmen pasa a vender poco más de la mitad de lo que vendía, pero compra el doble de mercancía, y en 2014 y 2015 continúa haciendo compras muy elevadas para ventas igual a 0 euros, por lo que Burmen soportaba los gastos de Beach Concept y no tenía ingresos con los que hacer frente a las deudas». A juicio de la fiscal, eso sólo es posible «tratándose de personas jurídicas diferentes. porque la dirección de ambas está residenciada en el mismo núcleo de personas, los acusados, que además están unidas por relación familiar».

La TGSS pasó luego a reclamar la deuda de Burmen a las otras dos entidades. Acumularon entre las tres 580.994 euros.