Imagan de la subida de bandera celebrada este jueves. / Cober

Teror pone en marcha las fiestas del Pino tras dos años de pandemia

El presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, visitó las obras en curso en la Basílica en las que «se han invertido 930.000 euros, 530.000 en la Basílica»

EFE Teror

El presidente del Cabildo de Gran Canaria, Antonio Morales, ha visitado este jueves las obras en curso en la Basílica de Teror en las que «se han invertido 930.000 euros, 530.000 en la Basílica», y que «se han ejecutado en su mayoría» y con «un resultado extraordinario» y con la vista puesta en el recibimiento de unas 200.000 personas por las Fiestas del Pino.

Según ha señalado en declaraciones a los medios, «siempre es un placer visitar Teror y esta Basílica» más aún «en los momentos previos al pistoletazo de salida a las fiestas de Nuestra Señora del Pino», que vuelven tras dos años de pandemia y restricciones, con el 70 aniversario de la Romería del Pino.

«La incorporación a este curso tras las vacaciones quería que fuese visitando las obras que está financiando el Cabildo de Gran Canaria en los últimos dos años, que cubren la necesidad de una intervención urgente dado el deterioro que afectaba al templo y para frenar un daño irreversible«, ha expresado Morales, que ha añadido que se trata de un lugar «especial para los hombres y mujeres de la isla y el patrimonio arquitectónico, cultural y religioso».

Así, ha explicado que se ha actuado en la cúpula exterior e interior, tejado, madera, saneado la piedra y carpintería y se han eliminado las humedades que ponían en grave riesgo el templo, y ha apuntado que en los próximos días se intervendrá en la restauración del órgano y de las imágenes de valor patrimonial.

Morales ha agradecido la actuación y la colaboración «decidida» del alcalde y el párroco de la Basílica para « actuar de manera coordinada y responder a la necesidad de un espacio de especial singularidad para la isla».

El alcalde de Teror, Sergio Nuez, ha celebrado el avance de las obras y la celeridad en los trabajos porque la Basílica «tenía muchas humedades».

Con esta intervención se garantizan «año duraderos» para este templo y « acoger a los peregrinos de las fiestas después de dos años y como se merece la Virgen del Pino», ha declarado Nuez.

Hoy, ha añadido, con la subida de la bandera «arrancan las fiestas hasta el día 11 en un periodo en el que este año se espera bastante afluencia, «más que otros años».

Entre los días 7 y 8 de septiembre, la Villa Mariana espera «unos 200.000 visitantes», ha adelantado el regidor.

El párroco de la Basílica, Jorge Martín de la Coba, ha explicado que las obras han dado una nueva imagen restaurada al templo y que tras estos trabajos, la Basílica presenta «una cara espectacular» para que estas fiestas «vuelvan en plenitud» a «acoger a todos los que lleguen a Teror para visitar a la Virgen del Pino».

El programa religioso, ha señalado, comienzó oficialmente con la bajada, aunque «la imagen aparece en la talla, hermosa también con sus vestidos a modo de preámbulo con el que arrancan las fiestas», ha concluido el párroco.