Ojos de Garza tiene un nuevo objetivo: quitarse de encima el Plan Director del aeropuerto

Joaquín Santana crea una nueva asociación de vecinos que se desmarca del movimiento iniciado a principios de los 2000 que lo que buscaba era el realojo

Juan Pérez Benítez
JUAN PÉREZ BENÍTEZ Telde

El pueblo de Ojos de Garza se ha marcado un nuevo objetivo: quitarse de encima el Plan Director para la ampliación del aeropuerto de Gran Canaria.

Joaquin Santana Bueno, vecino del barrio desde hace 25 años, ha creado una nueva asociación de vecinos a la que ha dado el nombre de 'Resurgir de Ojos de Garza'. Su objetivo no es otro que el de iniciar un nuevo movimiento que buscará liberar a su pueblo de la condena que le impusieron el 20 de septiembre del 2001 con un documento que planteaba la intención de crear una nueva pista en el aeródromo de la Isla y que más de 20 años después nunca ha llegado a ejecutarse.

Los promotores de esta asociación liderada por Santana, explican que ya están hartos del bloqueo al que están siendo sometidos por parte de las instituciones en las últimas dos décadas, porque un día estas decidieron que para mejorar el aeropuerto tenían que utilizar el suelo sobre el que se asienta este barrio.

Esta nueva hoja de ruta se desmarca por completo de la iniciativa comenzada en su día por Margarita Alonso para la expropiación y el acuerdo de realojo. Tras años sin conseguir nada más que «alargar una agonía» y «alentar falsas esperanzas», este colectivo que nace ahora coge las riendas de una nueva demanda que hace unos días ha sido presentada a los vecinos en el pequeño salón parroquial que se sitúa junto a la plaza del pueblo.

«Nos merecemos ser libres. No puede ser que 21 años después el Estado y Aena no hayan necesitado hacer esa nueva pista que tanto querían y que nosotros, los residentes, tengamos que seguir sufriendo las consecuencias de tener un Plan Director sobre nuestras casas», explica el presidente del colectivo.

El pasado lunes se presentó Resurgir de Ojos de Garza en su primera reunión, a la que según su presidente , asistieron cerca de un centenar de vecinos del barrio que se fueron a sus casas satisfechos. En la asamblea expusieron las razones por las que van a emprender este nuevo camino, en el que dejan atrás el tema del realojo que durante tanto tiempo ha traído de cabeza a los habitantes.

« No queremos la expropiación, con eso ya ni contamos. Entendemos que la isla y su gente pueda necesitar en algún momento agrandar el aeropuerto porque sabemos que el turismo es nuestra principal fuente de ingresos. Lo que queremos es que se nos libere de esta condena que no nos deja vivir. Por lo menos hasta que exista la verdadera intención de empezar a construir otra pista», imploran.

«No podemos construir legalmente en nuestra propiedad, el valor de nuestras casas se ha desplomado, ningún emprendedor invierte aquí, el Ayuntamiento nos tiene abandonados porque tampoco se arriesgan a gastar dinero en nuestras calles. Somos un pueblo muerto», manifiesta Santana. «Los vecinos de Ojos de Garza están cumpliendo una condena sin saber cuál ha sido su delito. Además, tampoco saben cuántos años les han caído», añade.

Por todo ello, Santana y sus nuevos socios en esta nueva lucha ya han llamado a la puerta del Gobierno de Canarias para solicitar una reunión con «quien haga falta» para que se transmita al Estado esta nueva idea. «Así como hace dos décadas nos pusieron esta imposición, ahora queremos solicitar que nos la quiten. Pagamos los mismos impuestos que cualquier otro ciudadano, pero no nos tratan como tal», abunda la cabeza visible de la agrupación.

Un estudio que no ha cumplido sus predicciones

Los estudios que se basaron para implantar el Plan Director del aeropuerto de Gran Canaria en el año 2001 anunciaron que en 2015 llegarían a la isla 17 millones de turistas de todo el mundo. Cifra por la cual se hacía necesario una ampliación del aeródromo para no caer en la saturación. La realidad es que en 2015 pasaron por aquí 10 millones de pasajeros y, hasta ahora, el récord anual lo tiene el 2018 con 13,5 millones de viajeros totales.