Telde presume de 100 kilómetros de senderos

Caminatas. El Ayuntamiento quiere convertir el Corredor Paisajístico en uno de los destinos turísticos principales en la isla y para ello ha recuperado 45 caminos desde el área recreativa de Los Cernícalos hasta Bocabarranco

Juan Pérez Benítez
JUAN PÉREZ BENÍTEZ Telde

El municipio presume de 100 kilómetros de senderos repartidos en 45 caminos diferentes, siendo el Corredor Paisajístico su eje principal. Esta ruta para senderistas y ciclistas conecta a lo largo de 13 kilómetros las medianías del municipio con la costa a través del cauce de la cuenca hidrográfica de Telde. Su trazada comienza en el sector bajo del Barranco de los Cernícalos, en pleno Paisaje Protegido de Lomo Magullo, un espacio distinguido por su vinculación con la economía tradicional canaria, y se extiende hasta la playa de Bocabarranco, junto al Sitio de Interés Científico de Jinámar, de alto valor por albergar materiales sedimentarios de la Formación Detrítica de Las Palmas y vegetación halófila y psamófila de interés, entre otros atractivos naturales.

Los objetivos que persigue el Corredor Paisajístico son actuaciones de mejora de los cauces de barrancos con senderos peatonales para el tránsito de bicicletas, así como los arreglos de las pistas existentes de uso público en los entornos rurales del Barranco Real de Telde, Barranco de Los Ríos, Barranco San Miguel (Tecén), Barranco de Los Cernícalos y área recreativa de Los Arenales (Adolfo Santana).

Los espacios naturales protegidos juegan un papel destacado en esta aventura. La frontera entre la Reserva Natural Especial de Los Marteles y el Paisaje Protegido de Lomo Magullo es el punto de comienzo -o destino, según la dirección escogida- de un trayecto que ha venido formando parte destacada en la impronta histórica y cultural de Gran Canaria. El legado patrimonial de carácter hidráulico nos acompaña en todo el recorrido gracias a numerosos bienes culturales que saltan a la vista (pozos, acueductos o lavaderos), elementos de destacado valor que han marcado el asentamiento de lugares claves para el desarrollo económico de la zona.

Conexión entre pueblos

La mejora en las conexiones con los pueblos es amplia, desde el Lomo Magullo, pasando por El Pastel, Valle de Los Nueve, San José de Las Longueras, hasta el centro histórico de la ciudad de Telde, sin olvidar su conexión con el litoral a través de La Majadilla y Lomo Caraballo, La Pardilla y San Antonio, Valle de Los Nueve Alto y Valle de Los Nueve Bajo, Arenales, Lomo Cuba, Mirabala, Tecén, Cendro, Mayorazgo, Tara, La Herradura, etc.

Todo ello se complementa con unos atractivos naturales de fábula. De una parte, la geodiversidad, presente en todo su recorrido gracias a vestigios volcánicos como conos de tefra y malpaíses que discurren por tramos del angosto barranco. De otra parte, la vegetación y la composición florística que acompaña el camino es resultado de una simbiosis entre la herencia natural de un paisaje de transición entre las medianías, la costa y la transformación humana.

Impulsores

El barrio del Valle de los Nueve es el impulsor del Corredor. Posteriormente se unió a la reivindicación el Colectivo Turcón-Ecologistas en Acción para la mejora de los caminos e impulsar carriles bici en condiciones de seguridad para unir los diferentes barrios de la ciudad.