Se mejorará el tramo del paseo marítimo que une el parque infantil y la escalinata de Taliarte. / c7

Melenara, tres proyectos para un cambio radical

La ampliación de la carretera, el parque urbano y la mejora del paseo marítimo supondrá una metamorfosis de más de dos millones para uno de los pulmones del municipio

Ronald Ramírez Alemán
RONALD RAMÍREZ ALEMÁN

Tres proyectos para una transformación histórica. Actualmente, Melenara centra varias de las inversiones más importantes del municipio y no es un hecho casual. El grupo de Gobierno es consciente del potencial que posee la costa de Telde y está empeñado en hacer crecer su valor turístico al tiempo que atiende a viejas demandas de los vecinos de la zona. «Algunos de los que llevaban años esperando por estas mejoras en el litoral de Telde no se lo creían, pero era nuestra prioridad desde que asumimos la gestión de la ciudad impulsar uno de los pulmones económicos del municipio», asevera la alcaldesa, Carmen Hernández. La regidora asegura que esta zona, que aloja a cerca de 20.000 teldenses, experimentará durante el próximo año «un cambio radical e histórico».

Este profundo lavado de cara comenzará por el acceso principal que comunica el casco con la costa. Lopesan ya ha retomado las obras de ampliación de la carretera de Melenara después de que la anterior empresa adjudicataria, Petrecan, renunciase a continuar con los trabajos por las distintas huelgas que fueron convocando sus trabajadores a modo de protesta por no cobrar.

El Ayuntamiento reaccionó con celeridad a través de una nueva adjudicación y la primera fase de la intervención en esta vía, cuyo coste asciende a los 736.677,59 euros -financiados por el Cabildo- y que supone una demanda histórica por la que se llevaba décadas esperando, está cerca de concluirse. Con esta actuación se conseguirá un ancho de plataforma de 18 metros con aceras a ambos lados y un carril bici de doble dirección por el lado sur de 1.080 metros de longitud, que estará segregada tanto de la calzada como de la acera para viandantes. El elemento separador entre la vía ciclista y la peatonal será una franja de un metro de ancho en la que se podrán colocar árboles que actúen como barrera natural. Además, con la calzada para vehículos, la separación vendrá dada por un bordillo antivuelco y un arcén de un metro de ancho. Asimismo, junto a la rotonda de Melenara se habilitará un aparcamiento para bicis.

Este proyecto, el primer de los tres que se hará realidad, supone una apuesta clara por un modelo sostenible de movilidad. Misma línea que se persigue con el futuro parque urbano de Melenara. Es otro de los grandes proyectos planes, este con un valor de 872.136 euros y que también responde a un viejo anhelo vecinal. Lo que se pretende va mucho más allá de un simple espacio de reunión y esparcimiento. «El parque, tras las intervenciones propuestas, se comportará como un ecosistema vivo, equilibrado y adaptado, capaz de albergar nuevas actividades», promete Pedro Romera, el arquitecto del proyecto, sobre un plan que ya posee licencia urbanística para su ejecución tras el visto bueno de la Junta de Gobierno Local.

La idea es contar con una infraestructura sostenible, que optimice al máximo los recursos a favor de un mínimo mantenimiento y una reducción del consumo. Por ejemplo, con sus luminarias led autosuficientes con energía fotovoltaica. Se le ofrecerá al visitante más posibilidades de tránsitos para mayor disfrute del lugar, y que contará como complemento un gran espacio de sombra incorporado en el transcurso de los itinerarios.

Este híbrido que navegará entre parque y jardín halófilo propio del litoral, ya que la intención es generar un nuevo paisaje con rocalla y vegetación halófila costera, así como pequeños palmerales que den altura a la masa vegetal, se ubicará en el solar propiedad municipal que está en Melenara, entre la avenida marítima y la calle Américo Vespucio. 4.000 metros cuadrados destinados a un punto de encuentro de vecinos y esparcimiento para niños, y que tendrá una gran zona de sombra que dará cobijo a los usuarios y acomodo a posibles ferias o eventos. La parcela estará dividida en dos grandes plataformas gracias al movimiento de rocallas que, además, generará espacios de tránsito de forma natural. Una en la parte alta, que estará cubierta en su mayoría por una marquesina de telas tensadas, y un nivel inferior resguardado del viento y rodeado de vegetación.

Y, por último, está la actuación que llevará a cabo el Cabildo por 345.510 euros en materia de mejora y modernización en el tramo del paseo marítimo de Melenara que va desde el parque infantil hasta la escalinata de Taliarte. El mismo incluye la eliminación de las barreras arquitectónicas y la colocación de zonas de sombra y mobiliario urbano, entre otras actuaciones. Concretamente, el plan se estructura en diferentes plataformas que se van adecuando a la topografía y resolviendo su encuentro con la playa a través de muretes de hormigón armado visto que sirven a modo de bancos. Al sur y al norte de la propuesta se sitúan rampas de acceso para personas con movilidad reducida, quedando la rampa norte conectada directamente con plazas reservadas para los mismos. Además, al sur, en el límite con el Barranco del Negro, se prevé una zona de parque infantil en la misma ubicación que la anterior, pero con nuevo mobiliario y suelo blando de arena.

Tres grandes proyectos que cambiarán por completo la imagen de Melenara y que redundarán en un ambicioso objetivo: posicionar esta zona del litoral de Telde como de uno los más importantes puntos de la costa grancanaria por la calidad de su playa, servicios e infraestructuras.