Foto de archivo de una trabajadora del servicio. / ARCADIO SUÁREZ

Recurren ante el Supremo la sentencia por discriminación de género en el servicio de residuos

La UTE encargada de prestar el servicio lleva la sentencia del TSJC ante el Supremo pese a que el Ayuntamiento le instó a ejecutarla y no recurrirla

Gaumet Florido
GAUMET FLORIDO Telde

La UTE Telde, que es la que presta el servicio de recogida de residuos sólidos en el municipio, ha recurrido ante el Tribunal Supremo la sentencia que condenó a esta compañía y a la anterior que gestionaba esta prestación, a FCC, por vulnerar el derecho fundamental a la no discriminación salarial por razón de sexo en relación al personal adscrito a la categoría de peón. La UTE adopta esta decisión pese a que el Ayuntamiento de Telde le había instado, por escrito y en anuncio público, a que no recurriera y ejecutara la sentencia. El otro condenado, FCC, anterior adjudicatario, no recurrió.

El fallo ahora recurrido, que fue dictado por el Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) el pasado 27 de julio de 2021, vino a estimar parcialmente el recurso que contra la primera sentencia presentó el comité de empresa, que es el que representa a los trabajadores del servicio, declaró nula esa categoría de peón y obligó a que las retribuciones que perciben los trabajadores para la categoría de peón polivalente se extiendan a los que hasta ahora eran contratados como peones, a secas, sean hombres o mujeres.

La sentencia del TSJC ve probada la feminización de la categoría inferior, la de peón, ocupada por un 76,7% de mujeres tanto a 31 de enero de 2020 como a día de hoy, y la masculinización de la superior, en manos de hombres en un 90,90%. Dio así la razón al comité de empresa, que denuncia desde hace años que la empresa usaba el puesto de peón para contratar sobre todo a mujeres que, pese a que hacían las mismas funciones que los hombres que copan la categoría supuestamente superior, la de peón polivalente, cobran 124 euros menos al mes, 1.490 menos al año.

El presidente del comité de empresa, Pedro Medina, no oculta su malestar y su indignación tras conocer que la UTE interpuso este recurso y se pregunta si el gobierno municipal de Telde, que se comprometió a evitarlo, no pudo haber hecho algo más. «El problema es que hasta que no se pronuncie el Supremo, que puede tardar perfectamente tres o cuatro años, se prolongará la agonía de estas mujeres que, ya hay sentencia que lo reconoce, sufren discriminación por razón de sexo». Asegura, además, que esta vulneración de derechos sigue vigente en la medida en que esa categoría laboral que el TSJC declaró nula sigue en vigor y «que está en su mayoría ocupada por mujeres que cobran 120 euros menos al mes que los hombres peones polivalentes pese a que hacen el mismo trabajo». Critica también el desinterés que ha mostrado con el caso la concejalía de Igualdad de Telde, a cuyo concejal, Jonay López, le reprocha que ni siquiera se dignase a responderles a su solicitud de una reunión.

Fuentes del gobierno municipal aseguran que desde el Ayuntamiento han hecho todo lo que han podido. «No tenemos más mecanismos que los que tiene el propio juzgado», alegaron. «Perderán el recurso y por sentencia tendrán que cumplir». Por su parte, el edil López avanzó que su equipo técnico analizará la situación con detenimiento y estudiará qué margen de actuación tiene en el caso, dadas las limitadas competencias de su área. Y también anunció que contactará la semana próxima con el comité de empresa del servicio de recogida de residuos para tratar de concertar un encuentro.