Cuatro testigos desligan a Valido de la decisión del orden de pagos

Se reanudaron este lunes las sesiones del caso Faycán y lo hicieron con un fiscal, Luis del Río, batiéndose el cobre para cercar al exalcalde, Francisco Valido, acusado de formar parte de una trama para cobrar comisiones ilegales. Hasta 4 testigos afirmaron que él no firmaba el orden de los pagos, pero Tesorería asegura que sí sabía qué pagos se hacían.

Gaumet Florido
GAUMET FLORIDO

El fiscal trata de probar su acusación de que Valido, en supuesta connivencia con el interventor y el edil de Hacienda de entonces (ambos han reconocido los hechos), alteró en el Ayuntamiento de Telde la prelación de pagos a la que obliga la ley para adelantar los abonos a las empresas que colaboraban con la trama y que daban comisiones ilegales a cambio de que se les adjudicaran obras. En ese propósito este lunes el fiscal halló una de cal y otra de arena. La de cal vino de la mano de cuatro testigos, todos ellos con funciones de interventores delegados en el Consistorio, que aseguraron que el exalcalde no firmaba la lista de los pagos que había que hacer. Y la de arena se la dieron las dos testificales de los empleados de Tesorería, entre otras, del extesorero, ya fallecido, cuya declaración se leyó. Afirmaron que Valido sabía de la falta de liquidez del Ayuntamiento y que, pese a ello, les obligó a hacer abonos que no eran preferentes.

Miguel Acín, Francisca Ramos, Diego Quintero y Juan Manuel Betancor, todos empleados, entonces y ahora, de Intervención, declararon este lunes, como testigos y a preguntas del fiscal, que la lista con el orden de los pagos que tenía que hacer el Ayuntamiento entre 2003 y 2006 la firmaban el edil de Hacienda, Carmelo Oliva, y el interventor, Enrique Orts, y no el alcalde. Y contestaron al abogado de Valido, Juan Sánchez Limiñana, que no les consta que el exalcalde presionara o influyera en su confección. Eso sí, los cuatro también dejaron claro que las órdenes de pago, cuando ya se mandaban al banco, las rubricaban alcalde, interventor y tesorero, los claveros.

El orden de los pagos es clave porque, según el fiscal, fue alterado por la trama para saldar antes la deuda de las empresas amigas, las que luego, con ese dinero, abonaban las comisiones. Quintero y Betancor también confirmaron que el gobierno de Valido, tras tomar posesión en 2003, mandó parar todos los pagos que estaban a punto de mandarse al banco.

El extesorero dijo que el exalcalde le obligó a hacer pagos no preferentes

El tesorero municipal de 2003 a 2006 era José Rodas, y aunque falleció en 2015, declaró ante el juez de instrucción del caso Faycán en 2007 y dijo cosas tan a tener en cuenta por el fiscal que este lunes instó a que se leyera lo que afirmó, también como testigo. Aseguró que el alcalde tiene potestad para ordenar pagos por decreto pese a la oposición del tesorero y que, de hecho, Francisco Valido lo había hecho «en algunas ocasiones» y para saldar deudas «que no eran preferentes». También dijo de Valido que sabía «perfectamente» a quién se le pagaba porque firmaba las órdenes y porque «entraba diariamente varias veces para interesarse por los pagos que se hacían». Tanto él como el que a veces le sustituía, José Alonso, que este lunes declaró como testigo, aseguraron que pese a que llegaron a advertirle de que si se hacían todos los abonos que estaban ordenados, peligraban las nóminas del personal, Valido no hacía caso y los ordenaba por decreto. Eso sí, Alonso admitió que nunca fallaron los salarios. Asimismo, dijo que desde que entró el nuevo gobierno mandaba tres listas de pago a Tesorería, una por confirming (el banco adelanta el pago a la empresa, que cobra sobre la marcha, pero pierde un porcentaje, y luego se lo carga al Consistorio a los 3 meses), por endoso y por transferencia.