Borrar
Padilla y López se dan la mano el día de la firma del pacto. Les observan Inés Jiménez y Catalina Sánchez, de NC. Cober

Una renuncia del alcalde de Ingenio que se fraguó a fuego lento, cocinada por NC y Somos PP

Era un secreto a voces que el caso Naturgy había dejado muy tocado al pacto | López y Padilla habían reducido sus relaciones al mínimo

Gaumet Florido

Ingenio

Domingo, 14 de enero 2024, 23:19

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Era un secreto a voces que el pacto en Ingenio había quedado muy tocado por el llamado caso Naturgy. Al margen de las consecuencias jurídicas que puedan derivarse de la forma de proceder del alcalde, y de las que ya ha advertido la multinacional, la gestión de la tramitación de la licencia de uno de los dos parques fotovoltaicos que promueve la compañía en el municipio provocó, primero, choques abiertos y públicos con su principal socio de gobierno, Somos PP, y segundo, un malestar soterrado de su compañero de coalición, NC, que hace bandera de las energías renovables.

De entrada, al líder de Somos PP, Rayco Padilla, que, además, ejerce las funciones de Urbanismo, no le sentó nada bien que López Fabelo impidiese llevar a Junta de Gobierno en julio pasado un expediente que estaba a término y que, con los informes técnicos y jurídicos favorables, tenía que recibir, sí o sí, el plácet municipal.

Tampoco le gustó que encargase un dictamen externo que de alguna manera cuestionaba a los profesionales del Ayuntamiento ni que ese documento llegase a las oficinas municipales y se presentase en un pleno sin que ni siquiera él, como edil de Urbanismo, lo conociese.

Dos formas de ver la misma realidad

Por eso, Padilla no se mordió la lengua para desmarcarse del líder de Forum Drago y dejar claro que no haría nada que le pusiese en puestos de salida camino del juzgado. Por contra, el alcalde vivió esa posición de su socio como un desplante, convencido como estaba, y sigue estando, de que solo ha velado por la defensa del municipio, y que esa posición no tiene nada que ver con el hecho de que su empresa, cuando aún no era alcalde, se había opuesto ya a uno de los parques solares de Naturgy al entender que perjudicaba a un complejo residencial del que él es uno de los promotores.

El malestar cundió tanto que las relaciones entre López y Fabelo se redujeron al mínimo, a lo estricto. Mientras, tanto NC, desde dentro, como Somos PP, empujando desde fuera, empezaron a presionar para reclamar una salida. Cuando la hoja de ruta se ultimaba, llegó la sentencia del TSJC que inhabilita al alcalde para ejercer cargos en la empresa privada. No le impide ser primer edil de Ingenio, pero fue una gota más, ya con el vaso rebosado. Y Fabelo, a todas estas, siente que hasta los suyos le han fallado.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios