Renace la valla comercial de una fachada de Quintanilla regenerada por el Cabildo

Tragsa pinta de azul las casas del lado mar, y de verde las del lado tierra, y regenera el entorno de la GC-2 entre los barrios de Quintanilla y San Andrés

JESÚS QUESADA Las Palmas de Gran Canaria.

La valla publicitaria situada junto a la anterior sede de la Mancomunidad del Norte que fue retirada dentro de los trabajos de regeneración de fachadas entre Quintanilla y San Andrés que acomete el Cabildo desde hace varias semanas para el embellecimiento del entorno de la autovía GC-2 ha vuelto a brotar en el mismo sitio una vez que el inmueble quedó pintado de verde.

Los trabajos que lleva a cabo Tragsa desde octubre tienen un presupuesto de 465.000 euros y se acometen junto a la regeneración paisajística del entorno de la autovía del Norte en ese tramo, en la que se invierten otros 685.257 euros y que también está en ejecución.

Preguntada al respecto, la consejera de Paisaje del Cabildo, Inés Miranda, explica que la valla publicitaria se encuentra en suelo rústico, donde no está permitido colocar carteles, y lamenta la reaparición del cartel comercial que se había retirado. «Duele verlo otra vez», reconoce.

Además, resalta que la valla se montó de nuevo en cuanto se terminó de pintar la antigua sede de la Mancomunidad en la costa de Arucas, inmueble que antes fue una guardería.

La consejera de Paisaje detalla que la ejecución del proyecto de regeneración de fachadas entre Quintanilla y San Andrés corre a cargo de Tragsa, se encuentra al 20% en estos momentos y su conclusión está prevista para abril de 2021.

Los trabajos comenzaron con la retirada de grafitis y escombros en el lado norte de la GC-2, que tuvo lugar antes del verano, e incluyen el tratamiento cromático de las fachadas a un lado y otro de la vía.

Yendo de la capital hacia Agaete, las viviendas situadas entre la autovía el mar están siendo pintadas en distintas tonalidades de azul mientras que las localizadas entre la carretera y la montaña lucirán tonos verdes. En las edificaciones más antiguas del lado mar se aplicará también un tratamiento previo con mortero para que la nueva capa de pintura agarre mejor.

Este proyecto, recuerda Miranda, forma parte del plan de embellecimiento paisajístico de las autovías GC-1 y GC-2 que financia el Cabildo y no de una actuación de regeneración en los barrios de Arucas que atraviesa la carretera.