El acto fue presentado por Ana Kurson. Del Castillo, durante su intervención. / COBER

El puerto de Santa Águeda «acercaría los cruceros» al corazón turístico de la isla

El Centro de Iniciativas y Turismo de Gran Canaria, arropado por varios colectivos empresariales, reivindica el uso turístico del muelle de El Pajar

Gaumet Florido
GAUMET FLORIDO Las Palmas de Gran Canaria

El puerto de Santa Águeda, en San Bartolomé de Tirajana, casi en la linde con Mogán, podría «acercar los cruceros» al corazón turístico de Gran Canaria. Esta es una de las múltiples potencialidades que le ve Fernando del Castillo, presidente del Centro de Iniciativas y Turismo (CIT) de Gran Canaria, a la reconversión para uso turístico del puerto de Santa Águeda, vinculado desde 1957 a una industria de producción de cemento, a la empresa Ceisa.

El CIT, de la mano del Gabinete Literario, que cedió su sede, organizó este jueves un acto para presentar un proyecto turístico para esta infraestructura portuaria. Y fue en ese acto donde Del Castillo lanzó esta propuesta, para la que se ayudó de llamativas infografías que mostraron a los presentes la nueva imagen que tendría la bahía de Santa Águeda.

La iniciativa de este encuentro se enmarca en el contexto del periodo de reflexión abierto ahora por el Gobierno de Canarias para tomar una decisión sobre el uso futuro de ese puerto. Dado que la concesión otorgada a Ceisa para el uso de ese muelle caduca en octubre de 2022, la Consejería de Obras Públicas y Transportes del Ejecutivo regional, a la que pertenece Puertos Canarios, que es el organismo del que depende este muelle, ha creado una comisión de trabajo que escuchará a todas las partes y encargará informes con la idea de proponer al Gobierno, en el primer trimestre de 2022, la continuidad o no del uso industrial.

En ese marco se inscribe el acto de este jueves, en el que el CIT, arropado por la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Gran Canaria y asociaciones como la FEHT, la Fecao, el Skal, la Confederación Canaria de Empresarios y el Círculo de Empresarios de Gran Canaria, se apresta a liderar el movimiento que evite «la anacrónica prórroga de 25 años» que ha solicitado la cementera, que, a juicio de Del Castillo, «ha sido un escollo disuasorio para el desarrollo turístico de esa zona desde los años 60». Subrayó que la «reconversión de ese puerto, la deslocalización de esa industria y la reclasificación de todo el enclave como turístico» ya están recogidas en el ordenamiento territorial y que eso ayudará al desarrollo de la «última y más preciada reserva de suelo turístico» que le queda a la isla.

Recreación de cómo quedaría la zona de El Pajar con la reconversión para uso turístico del puerto de Santa Águeda. / c7

Para ahondar en esta tesis contó con cuatro ponencias más. La abogada urbanista Irene Schamann dejó claro que todo el planeamiento vigente respalda el uso turístico del puerto de Santa Águeda. De entrada, precisó, el Plan Insular de Ordenación (PIO) en vigor, aprobado en 2004, le confirió a ese muelle el papel de «pieza territorial estratégica» en la actividad turística. Es más, apuntó que el PIO propone, textual, «la recuperación del puerto comercial para su transformación a largo plazo como equipamiento deportivo y de ocio de la futura zona de expansión turística de Santa Águeda».

En esa línea, añadió, el Plan Territorial Especial de Ordenación Turística de Gran Canaria (PTEOTI) lo considera como parte de una Pieza Territorial Turística Nueva (lo que implica que ha de tener uso exclusivamente turístico). Dijo que también se le vincula a la actividad turística en la revisión del PIO en trámites, donde se insiste en su condición estratégica. Destacó, además, que el Avance del Plan Territorial Especial de Puertos deportivos turísticos e infraestructuras náuticas habla de esta instalación portuaria como la que tendría mayor capacidad de acogida de nuevos amarres, entre 500 y 1.000. Y terminó advirtiendo que la Ley del Cambio Climático es muy restrictiva con la prórroga de este tipo de usos en la costa. «Le dará el golpe definitivo», sentenció.

Julio Rodríguez, ingeniero de Caminos, Canales y Puertos y decano de la Demarcación de Las Palmas de ese colegio profesional, hizo hincapié en que la propuesta turística para Santa Águeda no va en contra de una estrategia de diversificación de la economía, sino que parte de que cree más acertado que las actividades se localicen en los lugares apropiados y que, con esa idea como premisa, «no parece razonable» la permanencia de la fábrica de cemento en un entorno con una «clara vocación turística». Además, recalcó que esa transformación permitiría recuperar para el uso público el barranco de Arguineguín como un gran parque.

Y Nicolás Villalobos, vicepresidente del CIT, hizo un llamamiento a vencer «las ineficiencias que se asumen por inercia», entre las que situó la localización en Santa Águeda de la cementera, e instó a los grancanarios a recorrer el camino que en su día se trazaron para sacar a la Cicer de Las Canteras. Sostuvo que «el vencimiento de la concesión sobre la infraestructura portuaria es una oportunidad histórica» que tienen los canarios «para deshacer una ineficiente inercia heredada», provocada, recordó, porque en tiempos de la autarquía franquista, el Conde de la Vega Grande tuvo que construirse una fábrica de cemento para producir el hormigón que le hacía falta para construir la presa de Soria, necesaria para regar sus latifundios. Solo cinco años después descubrió la industria turística que ha transformado la isla y que se ha expandido desde el este al oeste del Sur, menos en «una pieza única, privilegiada climatológicamente, que está ocupada por una industria pesada». Insistió. Lo mejor del litoral sur no puede estar ocupado por una cementera.

El Cabildo debería dar la batalla de forma rotunda

Tomás Van de Walle, presidente de la Real Sociedad Económica de Amigos del País, lanzó este jueves a título personal un claro reproche por la actitud que en torno a este debate está mostrando el Cabildo. « El gobierno insular debería dar la batalla de forma rotunda, y no lo está haciendo». Y, en ese sentido, instó a la movilización popular para que la institución defienda lo que entiende que es el sentir de los grancanarios, que pasaría por sacar la cementera de El Pajar. Recordó que la Real Sociedad Económica de Amigos del País ya se ha posicionado también a favor del uso turístico del muelle.