Vista aérea del complejo ambiental del Ecoparque Sur de Juan Grande, donde el Cabildo quiere montar una huerta solar. / C7

«No se puede estar tanto tiempo para sacar adelante una planta eólica o fotovoltaica»

El presidente del Cabildo, Antonio Morales, muestra su preocupación porque en muchos informes que salen del Gobierno canario suele aparecer una «coletilla subjetiva» instando a una moratoria en las renovables

Gaumet Florido
GAUMET FLORIDO Las Palmas de Gran Canaria

El presidente del Cabildo, Antonio Morales, quiere aprovechar el debate generado por la decisión del Gobierno de Canarias de pasar de simplificada a ordinaria la tramitación de la declaración de impacto ambiental de una huerta solar en Juan Grande para hacer una llamada a la reflexión y advertir de que en un momento como el actual, de emergencia climática y de encarecimiento de los combustibles fósiles, no se puede tardar tanto tiempo en sacar adelante una planta eólica o una fotovoltaica.

«No podemos estar seis años para poner en marcha una planta eólica o fotovoltaica, no en estos momentos; es increíble que esté sucediendo, y no se puede dar una línea de conexión a la red a un promotor público o privado a 10 o 20 kilómetros. Eso es hacer inviable la planta«, apunta Morales, para quien el cambio de trámite que se ha instado para el parque fotovoltaico que promueve el Cabildo en Juan Grande «es darle una patada para adelante, es prolongar el informe final uno o dos años más». E insiste. «No nos lo podemos permitir en este momento».

En este contexto, Morales llegó a quejarse estos días de cierto «neonegacionismo en técnicos de la administración» y el consejero regional de Transición Ecológica, José Antonio Valbuena, salió al paso en defensa de esos profesionales. «Nada más lejos de mi intención crear una polémica con Valbuena, con el que tengo una buena relación personal y una enorme sintonía política a la hora de poner en marcha un modelo de transición energética para esta tierra«, matiza este sábado Morales. »Mi intervención en los medios de comunicación para hacer posible una reflexión compartida sobre lo que está pasando en torno a la implantación de las renovables en la isla es absolutamente constructiva«. En ese sentido, explica que tampoco pretende generalizar, en absoluto. »Las generalizaciones son siempre perversas, yo no puedo afirmar que todos los técnicos actúen de la misma manera, y también es cierto que en todos los sitios cuecen habas«.

Ahora bien, dicho eso, también asegura que «la mayoría de los informes sobre plantas eólicas y fotovoltaicas que salen del Gobierno de Canarias del ámbito técnico terminan con una coletilla pidiendo una moratoria para las renovables, una paralización de la concesión de nuevas plantas eólicas o fotovoltaicas«. Y eso, afirma, le preocupa. »Esa es una realidad. Hay una coletilla subjetiva, porque no responde a una realidad que plantee la legislación vigente, pidiendo una moratoria; y me parece una auténtica barbaridad que se plantee eso desde el punto de vista técnico en estos momentos de emergencia climática y de escasez de combustible fósiles y encarecimiento de la energía«.

Morales entiende que, lejos de parar las renovables, hay que incentivarlas, de ahí que vuelva a poner el foco en el proyecto de huerta solar que promueve el Consejo Insular de la Energía, organismo que depende del Cabildo, en el Complejo Ambiental del Ecoparque Sur, en Juan Grande. «Estamos hablando de energia limpia, pública, no entiendo cómo se puede estar tanto tiempo para hacer posible en estos tiempos de emergencia climática, de agotamiento de los recursos, de encarecimiento de la energía, para sacar adelante una planta pública de energía solar».

Reconoce que en el debate de estos dos días no se está profundizando en lo que a él le parece más importante en estos momentos. «Y es que no podemos estar seis años para poner en marcha una planta eólica o fotovoltaica; no en estos momentos, es increíble que esté sucediendo, y no se puede dar una línea de conexión a un promotor público o privado a 10 o 20 kilómetros. Eso es hacer inviable la planta. Ahí es donde debe estar el debate«.

Señala Morales que «el Cabildo no hace las leyes» y que «el Gobierno de Canarias está también condicionado por las leyes estatales». A su juicio, «es ahí donde hay que actuar; no podemos estar tramtando un expediente seis años, tener una escasez de estaciones o subestaciones que, a veces de una manera torticera e interesada, nos obliguen a llevar la conexión de una planta tan lejos. Es ahí donde debe estar el debate«. Para el presidente del Cabildo, »hay que agilizar los procedimientos y, por ejemplo, poner en marcha cuanto antes el plan de ordenación para la eólica marina, porque esto está lastrando muchísmo las posibilidades de avanzar en este tipo de energía; y hay que aumentar las inversines por parte del Estado para estaciones y subestaciones para impedir que suceda esto«.

Morales insiste en el tono conciliador. «No quiero generar una polémica estéril, sino hacer una llamada a que todos actuemos en la misma dirección y me consta que el consejero y que la consejería tienen esa voluntad política; solo hago una reflexión pública para avanzar juntos y para que nos quitemos de la cabeza esa barbaridad que se plantea, insisto, en una coletilla por la mayoría de los informes que salen de la consejería, de que hay que ir a una moratoria. Es una barbaridad«.