Poli Suárez, alcalde de Moya, abandona la política municipal

El alcalde más votado de España en 2015 considera que ocho años en el poder son más que suficientes, y seguirá como senador. Por ahora el PP no le ha ofrecido ir en la lista del Cabildo

PATRICIA VIDANES SÁNCHEZ | MOYA

Poli Suárez anunció en el acto del encendido navideño de la Villa de Moya que no se presenta a las próximas elecciones municipales previstas para 2019. Tras ocho años al frente del Ayuntamiento de Moya, Suárez deja la política local tras tomar «una decisión personal», un paso en el que se ha visto arropado de manera especial por su familia y por los compañeros del grupo de gobierno, sin olvidar «a todos los que siempre han estado ahí». Poli Suárez fue, porcentualmente, el alcalde más votado de España en 2015, con 3.416 votos, 67,80%, y 10 concejales. Ahora, seguirá en la Alcaldía hasta mayo de 2019, cuando se celebren los comicios. Si se cumple lo previsto, será Raúl Afonso, hasta ahora mano de derecha de Suárez en el Ayuntamiento de Moya, el que se presente como cabeza de lista.

Preguntado por su futuro político, Poli Suárez asegura que no ha recibido oferta ninguna para ir en ninguna lista, «seguiré como senador». En todo caso, en los últimos meses su nombre sonó para el Cabildo de Gran Canaria, donde el PP presenta a Marco Aurelio Pérez como candidato a presidente. Él niega que haya recibido propuesta al respecto; en todo caso, no se cierra a ninguna oferta que le haga la dirección de su partido. Precisamente, fue a la presidenta insular del PP, María Australia Navarro, a la primera que informó de su decisión de no presentarse a las próximas elecciones municipales, seguida del presidente regional, Asier Antona. «Ambos comprendieron mi decisión, aunque les hubiese gustado que siguiese». Pero Suárez considera que «ocho años están muy bien, siempre he dicho que la ley debería contemplar 8 años en el poder, es mi opinión personal». Su marcha, dice, «es beneficiosa para el pueblo y para mi; han sido años muy duros, de mucha responsabilidad, viviendo la peor época democracia con la crisis, donde los problemas de los vecinos al final son tuyos».

Además, el alcalde de Moya afirma rotundamente que «no quiero que mi modo de vida sea la política». En este tiempo, «he tenido ofertas de trabajo de empresas privadas que, convenientemente, en su día he rechazado». En todo caso, «no se me caen los anillos por cambiar y trabajar de lo que sea», dice Poli Suárez.

De estos años de trabajo en el Ayuntamiento de la Villa de Moya lo que más orgullo le produce es el cariño de la gente, de sus vecinos. «Lo que queda no son las grandes obras, eso es paja, sino sentirme querido, el reconocimiento de mis vecinos y vecinas, que se sientan orgullosos del alcalde que tienen». Precisamente, el acto público en el que dio a conocer su decisión de abandonar la política municipal sintió «los aplausos por el trabajo bien hecho; los gritos de no» y, claro, «seguro que alguno hubo que se alegró de mi marcha». Eso es la política, «saber bajarse del pedestal y ser soldado raso».