Onalia Bueno y su equipo de gobierno en el paseo inaugural por el barranco de Pino Seco. / C7

Un paseo por el barranco de Pino Seco une la parte alta de Arguineguín con la playa

El recorrido cuenta con carril bici y otro para 'running'. La alcaldesa insta a los vecinos a cuidarlo. La inversión es de 2,2 millones de euros

Gaumet Florido
GAUMET FLORIDO

Es un barranco, pero no lo parece. El cauce de Pino Seco, en Arguineguín, ha sido reconvertido en un área de esparcimiento y para la práctica deportiva al aire libre de 5.800 metros cuadrados de superficie, que ha permitido unir la parte alta del barrio moganero con la costa mediante tres carriles, uno para el paseo peatonal, que ya existía, pero que ha sido rehabilitado por completo, otro para bicicletas y un tercero para 'running'.

La alcaldesa, Onalia Bueno, acompañada de casi todo el gobierno local, inauguró este martes la obra haciendo un recorrido por los 900 metros de esta intervención ejecutada entre el puente que cruza el barranco a la altura de la sede de la Cooperativa de Auto Taxis de Mogán y la calle Miguel Marrero Rodríguez, junto a la playa de Las Marañuelas. «Este proyecto le da un valor añadido a Arguineguín, que en esta zona pasa de contar con infraestructuras del siglo XX a otras del siglo XXI», subrayó la regidora municipal.

La actuación ha supuesto una inversión de 2.279.857 euros y de este importe, según informa el Ayuntamiento en un comunicado, 1.742.788 euros fueron financiados por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder) en el marco del Programa de Crecimiento Sostenible Feder 2014-2020 de la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible Integrado (Edusi) Mogán-Arguineguín. El resto fue aportación municipal.

El proyecto incluyó la sustitución de los antiguos puentes que cruzaban el barranco por cuatro plataformas peatonales más anchas. De los puentes solo se conservó uno, que fue rehabilitado.

El recorrido también cuenta con una barrera de protección, mobiliario urbano y alumbrado tipo led, así como zonas verdes con vegetación adaptada al clima del municipio. Se han habilitado dos zonas con aparatos para la práctica de calistenia, además de aparcamientos para bicicletas en el punto del paseo más cercano a la playa de Las Marañuelas.

La alcaldesa pide a los vecinos que «lo cuiden». No en vano, ya ha sufrido actos vandálicos antes incluso de su apertura, por lo que anuncia un refuerzo de la vigilancia policial. También insta a los que pasean con perros a que no dejen huellas de su paso. Les recuerda que justo en esta zona hay un parque canino.

De forma paralela a esta obra se ejecutó e l proyecto de urbanización de la calle Gara, que se ubica junto al barranco de Pino Seco. Con un coste de 524.000 euros, las obras permitieron renovar sus instalaciones de alumbrado y saneamiento, acondicionar sus áreas verdes, ensanchar la vía y dotarla de aparcamientos.