Trabajadores del dispositivo de control en una batida realizada en San Roque de Valsequillo. / Life Lampropeltis

El operativo de control de la culebra real activa el periodo de emergencia

La presencia en superficie de la especie invasora ha aumentado esta semana, con retraso sobre otros años por la baja humedad durante el pasado invierno

Jesús Quesada
JESÚS QUESADA Las Palmas de Gran Canaria

El dispositivo de control de la población de serpiente real de California extendida ya por la geografía insular y que este año cuenta con diez operarios más que en 2021 activó esta semana (el miércoles pasado) el periodo anual de emergencia para la captura de ejemplares ante el incremento de la actividad terrestre de esta especie invasora. La escasa humedad del pasado invierno ha retrasado su salida de los nidos subterráneos.

La menor presencia en superficie de las culebras de la especie Lampropeltis californiae se nota en las capturas realizadas hasta ahora. El dispositivo cerró marzo con 195 ejemplares extraídos de la naturaleza y eutanasiados, cuando en el primer trimestre del año pasado (récord de capturas) ya eran 272.

No obstante, solo en los dos últimos días de marzo se capturaron tantos individuos como a lo largo de los dos primeros meses del año, lo que da idea de su mayor actividad.

Pero que se hayan cogido menos ejemplares « no significa que haya menos serpientes», explica el director técnico del proyecto PostLife que financia el dispositivo, Ramón Gallo.

La nueva cuadrilla de operarios de refuerzo contratada para esta temporada está peinando el entorno de Lomo Calasio, en Telde, donde se sospechaba la presencia de ejemplares no detectados por los ciudadanos al tratarse de una zona despoblada y con poco tránsito. Su trabajo lo ha confirmado: se trata de una zona de transición en la expansión de la especie invasora hacia el sur de la isla.

El dispositivo, que opera de sol a sol, inició su actividad el pasado 14 de marzo y el grueso de sus 49 integrantes (entre operarios, capataces y técnicos) trabajará en la captura de serpientes hasta mediados de agosto, los cinco meses de máxima actividad en superficie. Este año cuenta con 42 operarios, frente a los 32 de anteriores campañas.

Gallo comenta que en los núcleos de población más antiguos y donde más ejemplares se han capturado en anteriores años se nota una reducción del tamaño de las culebras, tal vez porque las más grandes se han capturado, tal vez porque apenas quedan individuos de su presa favorita, el lagarto gigante de Gran Canaria (Gallotia stehlini).

De hecho, esos ejemplares comen ahora más roedores, sobre todo ratones, y como cazadores oportunistas que son también se han observado casos de serpientes que trepan a los árboles para hacerse con crías de pájaros, indica Gallo.

Por el contrario, las culebras capturadas en zonas de expansión alcanzan en general un tamaño mayor, probablemente porque no se capturan tantas y son las más visibles y porque todavía encuentran reptiles endémicos que echarse a la boca.

Cuatro núcleos de población

De momento, el proyecto PostLife Lampropeltis, financiado a medias entre el Gobierno de Canarias y el Cabildo, cuenta cuatro núcleos de población de la serpiente real, si bien se han detectado ejemplares sueltos en otros puntos de la isla.

Los dos núcleos originarios de Telde-Valsequillo y Gáldar se han extendido, el primero a Santa Brígida-San Mateo y el segundo al límite con Agaete, y en los últimos años han surgido otros dos, uno en Montaña La Data, en San Bartolomé de Tirajana, y otro en el entorno del Barranco Guiniguada de la capital.

12.000 ejemplares eliminados

Hasta la fecha, el dispositivo de control que intenta evitar la propagación de este reptil ha capturado casi 12.000 ejemplares desde su puesta en marcha, que tuvo lugar en 2009. De ellos poco más de 6.000 se han eliminado del medio con capturas directas y el resto gracias a la colaboración ciudadana.

El dispositivo cuenta también con 545 trampas activas.