Borrar
El párroco Manuel Montesdeoca, bendiciendo el centro antes de que entrara en funcionamiento. C7
Maspalomas I, el colegio que sembró las raíces de San Fernando

Maspalomas I, el colegio que sembró las raíces de San Fernando

Historia ·

El centro cumple este curso 50 años y San Bartolomé le encarga el pregón de las fiestas del barrio, este jueves | Una muestra de fotos conmemora el aniversario

Gaumet Florido

San Bartolomé de Tirajana

Jueves, 23 de mayo 2024, 02:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Cuando San Fernando era más descampado que pueblo y las pocas casas que había formaban parte de núcleos urbanos inconexos, habitados por gentes llegadas desde diversos y distantes puntos de la isla, un colegio, el Maspalomas I, inaugurado el 12 de octubre de 1973, hizo de semillero colectivo en el que aquel primitivo San Fernando cimentó sus raíces y creó lazos fuertes de comunidad.

De eso hace ya 50 años, los mismos que cumple este centro educativo, hoy Ceip San Fernando de Maspalomas, el más antiguo de este barrio y que estos días cobra especial protagonismo porque el Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana, para conmemorar tan singular aniversario, le ha encargado pregonar las fiestas de San Fernando de Maspalomas. Será este jueves, en el Centro Cultural de Maspalomas, a partir de las 20.30 horas y estará a cargo de antiguos docentes junto con otros actuales, como el director, Germán Silva.

Ocaña, el primer director (derecha), con el gobernador civil Federico Gerona de la Figuera, el día de la inauguración del colegio, el 12 de octubre de 1973.
Ocaña, el primer director (derecha), con el gobernador civil Federico Gerona de la Figuera, el día de la inauguración del colegio, el 12 de octubre de 1973. C7

Mari Carmen Alejo, jubilada en 2013, formó parte de los primeros maestros que llegaron al colegio. «Yo entré en el curso siguiente al de su fundación». Maestra de matemáticas, procede de la capital grancanaria, pero llegó hasta San Fernando desde Fuerteventura, donde estuvo un año. «Yo pedí venirme a Maspalomas, buscaba salir de El Cotillo; en el 73 allí no había ni agua ni luz ni carretera, la escuela era un almacén y tampoco teníamos baños».

Antes de la llegada de Mari Carmen y de la construcción del Maspalomas I, las clases se impartían en el salón contiguo a la antigua iglesia de San Fernando, en el centro del poblado, ya derribada. Y el patio de recreo era la calle, según recuerda el propio alcalde, Marco Aurelio Pérez, en el saluda del programa festivo.

Instalaciones del colegio, en una imagen de archivo, en sus primero años.
Instalaciones del colegio, en una imagen de archivo, en sus primero años. C7

Así y todo, no siempre se lograba llegar a todos los niños. El historiador local Samuel Vera cuenta en un artículo, publicado también en el programa, que en 1967, seis años antes de inaugurar el Maspalomas I, 323 chiquillos censados no asistían a la escuela. Ese déficit lo suplió el centro, que siempre hizo lo imposible para acoger alumnos. Vera apunta que pese a que fue construido para 650 estudiantes, en 1978 ya contaba con 1.650. «Espacios como la biblioteca o el laboratorio fueron convertidos en aulas en los primeros años».

En el curso 1978-79 ya tenía 40 unidades

Este colegio fue proyectado en 1972 con 16 unidades en el marco del Plan de Urgencias del Ministerio de Educación y Ciencia, que preveía otros 24 centros en la isla, pero, según recuerda Mari Carmen Alejo, en el curso 1978-79 ya tenía 40 unidades, 30 en el edificio principal y 10 en el edificio del RAM. Entre sus hitos como centro destaca que desde sus inicios, con Ángel Ocaña como primer director, implantó la jornada continua (según el alcalde, fue el primero de Canarias), y la coeducación de niños y niñas, y contó con alumnos de otras culturas.

El primer director, Ángel Ocaña, con bigote, en una fiesta con el primer profesorado del colegio en el Alpendre del Amo.
El primer director, Ángel Ocaña, con bigote, en una fiesta con el primer profesorado del colegio en el Alpendre del Amo. C7

Mari Carmen consiguió casa en El Patronato, que es justo donde el Ayuntamiento adquirió algunas viviendas para los maestros de este colegio. Reseña Vera que a un mes del comienzo de aquel primer curso, en septiembre de 1973, se necesitaban 20 maestros y solo 3 tenían vivienda en la zona.

«Cuando llegué aquí lo único que había era el colegio», recuerda Alejo. «Del centro a la montaña todo era descampado; hacia abajo estaba el poblado, y hacia el otro lado, los bloques de la Plaza de El Hierro separados por los bloques del grupo IFA, los de El Patronato y para de contar». Venía a clase cruzando un terreno.

Rondallas de alumnos que visten el antiguo uniforme del centro.
Rondallas de alumnos que visten el antiguo uniforme del centro. C7

«Al principio teníamos alumnos de familias de agricultores; recibíamos niños de La Gloria, aparceros, pero también hijos de pescadores, niños de Playa del Inglés, porque en ese entonces empezaba el boom turístico y venía mucha gente a trabajar al sur», apunta Mari Carmen, que sigue colaborando con el centro en proyectos puntuales como, por ejemplo, este aniversario, en el que se ha implicado para montar una exposición de fotos antiguas en los pasillos del colegio.

El Alcalde Marcial Franco, un hijo del Maspalomas I

Tanto creció el pueblo que el centro, cuyas clases rondaban los 35 y 40 alumnos, pronto se quedó pequeño y le salió un hijo, el Maspalomas II, ahora Alcalde Marcial Franco, en 1982, que empezó con 28 unidades y dejó al Maspalomas I con 32. Hoy están operativos cuatro colegios.

De aquel alumnado, Mari Carmen, que llegó a ser directora y también jefa de estudios, resalta su multiculturalidad (hoy el 51% de sus 290 alumnos es extranjero) y su motivación. «Daba clases a sexto, séptimo y octavo, y sobre todo los niños de este último curso estaban muy motivados; les ilusionaba mucho pasar al instituto y el viaje de fin de curso; muchos no habían viajado nunca».

Alumnado ataviado con su vestimenta típica marroquí para uno de los desfiles multiculturales del Maspalomas I.
Alumnado ataviado con su vestimenta típica marroquí para uno de los desfiles multiculturales del Maspalomas I. C7

Le cuesta resumir 50 años, pero rescata, por ejemplo, aquellos años en que el colegio servía los fines de semana para funciones de cine y los niños todos los viernes llevaban sus sillas a la sala donde se veía la película y las recogían los lunes; los desfiles multiculturales para que los alumnos dieran a conocer sus culturas y, sobre todo, el chiringuito que montaba el centro por las fiestas de San Fernando y que juntaba a familias, exalumnos y profesores. Se dejó de hacer desde 2014, cuando se jubiló el entonces director, Luis Cid.

Hoy, 11 años después de jubilarse, sigue vinculada al colegio. «Es mi vida». Se emociona. Le debe mucho, como todo San Fernando. Le hizo enraizar aquí.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios