Mar de nubes, el espectáculo de las cumbres

Es una de las imágenes más características de las islas. El Roque Nublo con el Teide al fondo y, bajo ellos, una inmensa calma entre lo que parecen algodones formados gracias a los vientos alisios.

F.R. / LAS PALMAS DE GRAN CANARIA

En el sentido más estricto de su expresión, el mar de nubes es un impresionante efecto natural creado por los vientos alisios, que empujan a las nubes contra las laderas montañosas del norte de la isla creando, cuando se observa desde la cumbre, la ilusión de un mar tranquilo y esponjoso. Esta acumulación horizontal de estratocúmulos se forma de manera natural entre los 500 y los 1.500 metros de altura.

Por tanto, no es de extrañar que se trate de uno de los fenómenos más llamativos de los que disfrutar en las islas Canarias. En este sentido, este espectáculo natural puede observarse en tres dimensiones diferentes. Al iniciar el ascenso hacia la cumbre, el visitante se encuentra bajo las nubes, que posteriormente atravesará en la zona de medianías. Finalmente, puede observarlas desde la cumbre, brillando bajo la luz del sol y cubriendo las zonas más bajas de las islas.

Por altura, las mejores islas para disfrutar de este mar de nubes son Gran Canaria, Tenerife, La Palma, La Gomera y El Hierro. De hecho, una de las imágenes más características de este fenómeno es la que tiene al Roque Nublo en primer término y al Teide al fondo, todo bañado por esta calma que conquista a propios y extraños.