Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este lunes 17 de junio
Los dos acusados, de espaldas y sus letrados, al fondo durante la primera jornada de este juicio. F. J. F.

La víctima dice que los dos la violaron, pero los acusados se culpan el uno al otro

Tribunales ·

Los encausados por haber agredido sexualmente a una mujer en Schamann se enfrentan a penas de ocho y 16 años de prisión, respectivamente

Francisco José Fajardo

Las Palmas de Gran Canaria

Miércoles, 29 de mayo 2024, 02:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Mientras la víctima se reafirmó en su testimonio, detallando cómo los dos acusados la violaron tras una noche de fiesta en una casa de Schamann, éstos se culparon mutuamente. Cristian C. M. R. alegó que mantuvo relaciones sexuales con la joven obligado por su amigo Ángel Leonardo L. Q., mientras que éste último afirmó no haber tenido nada que ver, negando haber tocado a la mujer y alegando que la historia fue inventada porque los había tratado mal.

De esta forma se puede sintetizar la maratoniana primera sesión del juicio que sienta en el banquillo a dos acusados de agresión sexual. Ángel Leonardo L. Q. se enfrenta a 16 años de cárcel y Cristian C. M. R. a ocho. Este miércoles concluirá la vista oral con los forenses, conclusiones e informes de las partes.

La Sección Sexta de la Audiencia Provincial escuchó como la víctima se reafirmó en su relato y contó como fue agredida sexualmente por ambos acusados.

Narró que todo ocurrió el 23 de mayo de 2020, cuando Cristian -de nacionalidad venezolana y sin antecedentes penales-, la invitó a un asadero junto a una amiga tras haberle conocido a través de las redes sociales. La joven dijo que las recogió alrededor de las 15.00 horas en el coche de su amigo, el también acusado Ángel Leonardo L. Q. -también venezolano y con antecedentes penales cancelados-.

Narró que sobre las 20.00 horas, debido a un desencuentro con otros asistentes del asadero y tras haber todos consumido alcohol, los cuatro decidieron marcharse en el vehículo de Ángel Leonardo rumbo a su domicilio.

Ya en la casa del acusado, tanto Cristian como la víctima continuaron bebiendo alcohol y poco después, se unió a ellos un amigo de Ángel Leonardo que compareció en la vista en calidad de testigo. Dijo que a las 21.30 su amiga decidió marcharse y, al poco tiempo, se inició una discusión entre Cristian y el testigo que casi llega a las manos, por lo que ella llevó a su amigo al baño para evitar males mayores.

Narró que al salir del aseo, Ángel Leonardo la condujo a su dormitorio, donde ya se encontraba Cristian sentado en la cama. Añadió que cerró la puerta y le dijo que si quería salir ilesa, debía tener relaciones sexuales con su amigo en su presencia. Cristian, según la víctima, expresó su desacuerdo de manera fingida, pero Ángel Leonardo se mantuvo firme en no dejarla salir del cuarto.

En esta situación y bajo los efectos del alcohol, la joven sugirió a Cristian que accedieran a practicar sexo para poder irse aunque pidió repetidamente que la dejaran salir. De esta forma, contó que Cristian la tiró sobre la cama y la penetró vaginalmente, mientras Ángel manoseaba su cuerpo e incluso le introdujo un dedo en el ano y llegó también a penetrarla.

Después de estos hechos, ambos hombres salieron de la habitación y la víctima declaró haber salido rápidamente del domicilio, dejando algunas pertenencias atrás como su ropa interior y una chaqueta. Ángel Leonardo intentó detenerla, pero ella se subió a un vehículo y pidió a la mujer que lo conducía que la llevara a su casa.

Al llegar a su domicilio, la perjudicada contó lo sucedido a su madre y juntas fueron de inmediato a la comisaría para denunciar los hechos.

Dos versiones

Por su parte, Cristian declaró que había conocido a la joven y la invitó a salir. Se lo dijo a Ángel Leonardo que era su amigo y fueron los cuatro a un asadero y luego a casa de éste último.

Al llegar, narró que se peleó con el amigo de Ángel Leonardo y la víctima lo separó. Se metieron en la habitación y en ese momento, entró Ángel Leonardo quien les amenazó con hacerles daño si no practicaban relaciones sexuales.

Comentó que la mujer se negó a que el dueño de la casa la tocara pero nunca dijo que no podía acostarse con Cristian, por lo que practicaron sexo por miedo a lo que podía hacerles Ángel Leonardo.

En un momento dado, argumentó, Ángel Leonardo se acercó a ella para «manosearla» y fue cuando ella estalló y se levantó de la cama para salir corriendo mientras lloraba, de la casa.

Por último, Ángel Leonardo lo negó todo y ofreció una tercera versión. Dijo que su amigo y la joven eran «como novios» y al llegar a su casa, Cristian orinó en el portal por lo que fue recriminado por el tercero en discordia que había ido a su casa.

Se pelearon y la víctima, para separarlo, se lo llevó a la habitación. Allí estaban los dos a solas y siguieron discutiendo y gritando, por lo que -declaró- entró al cuarto y les «hablé muy mal» para acabar echándolos de su casa. Negó haber tocado a la víctima y tampoco supo decir por qué encontraron ADN de ella en sus calzoncillos.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios