Imagen tomada este miércoles por vecinos afectados. / C7

Vecinos de la Supercomisaría denuncian el «uso privado» de espacio público

Aseguran que la Policía utiliza el espacio que tiene asignado para sus coches particulares y ellos siguen sin alternativa a las plazas que quitó la MetroGuagua

Rebeca Díaz
REBECA DÍAZ Las Palmas de Gran Canaria

Los trabajos desarrollados en el entorno de Luis Doreste Silva y el Paseo de Madrid, correspondientes al proyecto de la MetroGuagua, además de la reordenación del tráfico en la zona supuso la eliminación de «casi 130 plazas de zona azul y aparcamiento libre», según vecinos afectados por esta actuación.

Los residentes recuerdan que se trata de un entorno en el que «hay edificios viejos que no tienen garaje». Pero dicen que el Ayuntamiento no les ha tenido en cuenta a la hora de ofrecer alternativas para estacionar, mientras que se han mantenido e incluso aumentado las zonas reservadas para la Policía Nacional, la Inspección de Trabajo o los 'Besa y Baja' cercanos a los centros escolares, «que solo se utilizan en determinadas horas del día».

Apuntan que en el caso concreto de la Policía Nacional han detectado «el uso privado de una zona publica», pues los espacios destinados a los vehículos del cuerpo de seguridad están siendo utilizados para otro fin.

Una de las fotografías realizadas por los damnificados. / c7

«Los vehículos particulares de los funcionarios policiales están en la zona reservada que el Ayuntamiento les ha dejado y los coches de la Policía en la aceras», denuncian.

Señalan que se trata de un hecho que se registra de manera habitual, «porque ellos llegan por la mañana, aparcan, y cuando vienen los vehículos policiales, pues aparcan en las aceras». Mientras, se quejan, «a los vecinos nos tienen acribillados a multas y no nos han dejado prácticamente zonas de aparcamiento libre, ni para las motos».

Los afectados se reconocen «muy disconformes con el trato que nos ha dado el Ayuntamiento, no creando zona verde u otras alternativas para los vecinos», frente a lo que consideran « trato de favor no solo a la Policía, sino a Inspección de Trabajo y al Colegio de Ingenieros».