Los vecinos denuncian ruidos y gritos en el entorno de la plaza Farray

Los episodios de peleas de personas que salen de los locales de la zona se suceden casi cada madrugada sin que se persone la Policía Local, aseguran.

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

Los vecinos del entorno de la plaza Farray, en Las Palmas de Gran Canaria, vuelven a denunciar ruidos e incidentes en el entorno de los locales de ocio nocturno en pleno centro de las Palmas de Gran Canaria. En la madrugada de hoy volvieron a sufrir un nuevo episodio de gritos y pelea como recoge el vídeo que han aportado los afectados en el que se ve varias personas «gritando, insultándose y peleando en plena calle, y en el que un hombre da patadas a las bicicletas y papeleras y amenaza a un grupo de extranjeros que pasaba por ahí y que se quedaron mirando«, cuentan.

«Es inaguantable, imposible tener una noche tranquila. Casi a diario tenemos que soportar a esta gente. Llamamos a la Policía Local y tarda horas en llegar» denuncia una vecina de Guanarteme, quien explica que ya no puede más y que ha tomado la decisión de abandonar su vivienda y alquilar en otra zona de la capital. «Esto no hay quien lo aguante», asegura.

El Juzgado de lo Contencioso Administrativo nº1 condenó hace unos días al Ayuntamiento capitalino por su inactividad a la hora de tomar las medidas necesarias para evitar el ruido que venían sufriendo y denunciando los vecinos del entorno de las calles Joaquín Costa, Isla de Cuba y Fernando Guanarteme, desde 2019, y que procedía de varios locales de ocio y de las terrazas de la zona. Contra esta sentencia, cabe interponer un recurso de apelación.

El tribunal emitió este miércoles un fallo en el que estima el recurso presentado por los afectados y acuerda «declarar que la inactividad del Ayuntamiento ante los requerimientos presentados por los actores el 20 de junio de 2019 y el 10 de agosto de 2020 ha vulnerado los derechos fundamentales» a la inviolabilidad del domicilio y a la intimidad personal y familiar, así como a la integridad física y moral. Asimismo, el magistrado-juez, Alfonso Silos, ordena «al Ayuntamiento adoptar las medidas para evitar o impedir la producción de ruido por encima de los niveles permitidos en sus viviendas».