Imagen de una de las piedras que se desprendió de la ladera de San Roque. / C7

Los vecinos de la calle Florinda temen por sus casas: «Se están desprendiendo de la acera»

El comienzo de las obras de estabilización previstas coincide con un deslizamiento de una parte de la ladera

JAVIER DARRIBA SANTANA Las Palmas de Grna Canaria.

Pepa Abrante, la presidenta de la asociación de vecinos San Roque, no pegó ojo la última noche. «Pasé toda la noche sentada en la silla porque si llovía a ver qué hacíamos», explica. Los desprendimientos que se produjeron en la noche del martes la tuvieron en vela. El talud sobre el que se asienta la calle Florinda volvió a moverse, como en 2016, cuando se desprendió una parte y la reparación quedó «a medias».

El miedo no cede a las explicaciones. Desde el Ayuntamiento se informa que el muro está estable y que ya va a comenzar el arreglo, que contará con una inversión de 308.411 euros. Aún así, se ha vallado la zona y se va a hacer un estudio geotécnico para garantizar que la zona no es inestable.

«Espero que no nos engañen porque las casas se están desprendiendo de las aceras», se queja la representante vecinal, «se puede meter la mano».

El edil de CC David Suárez achacó a «la dejadez del Ayuntamiento» los desprendimientos porque la obra se anunció hace seis meses. «No están encima de los asuntos urgentes», añadió, «desde Coalición Canaria hemos venido advirtiendo de la situación de esta ladera pero el concejal de Urbanismo, Javier Doreste, no ha hecho caso».

La carretera seguía ayer afectada por los desprendimientos. / C7

Los desprendimientos causaron daños a varios coches que circulaban por la carretera del Centro en la noche del martes. «Afortunadamente no hubo mayores consecuencias que los daños materiales», expuso Suárez, «pero debe servir como llamada de atención a lo que podría pasar.

La edila no adscrita Carmen Guerra también criticó los ritmos municipales. «Es grave lo que está pasando», sentenció. Esta concejala recuerda que en 2017, en la junta de distrito del Cono Sur-Vegueta-Tafira, en 2017, se aprobó por unanimidad una moción de Unidos por Gran Canaria para que se actuara en esta ladera, debido al riesgo de desprendimiento que presentaba.

La concejala sacó a relucir estos hechos en el transcurso de la comisión que se celebró este miércoles. «La situación de las viviendas es preocupante», sentenció.