La calle Santa Luisa de Marillac no tendrá edificios a los lados sino zonas verdes. / juan carlos alonso

Urbanismo descarta el soterramiento de la calle Santa Luisa de Marillac

La vía se configura, en superficie, como el eje viario vertebrador de la ordenación prevista en el barrio de Las Rehoyas-Arapiles

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

El Ayuntamiento ha rechazado las alegaciones vecinales presentadas contra el plan parcial de Las Rehoyas en favor del soterramiento de la calle Santa Luisa de Marillac. «El procedimiento de soterramiento de una vía es de tal envergadura que en este caso no está justificado, además de ser inviable puesto que, hasta la última fase de reposición, existen edificaciones que acceden directamente desde esta vía», detalla la respuesta a la petición vecinal, que está incluida en el documento oficial que en estos momentos se encuentra en fase de exposición pública.

La calle Santa Luisa de Marillac se configura como el eje principal de comunicación de todo el tráfico que entrará en el barrio de Las Rehoyas-Arapiles una vez que concluya el proceso de reposición de viviendas, que afectará a un total de 2.558 pisos.

De hecho, la vía interrumpe la continuidad de las dos grandes zonas verdes que habrá en el interior del barrio: la extensión del parque de Las Rehoyas, por un lado, y la nueva franja ajardinada que partirá de Arapiles.

Aún así, los técnicos municipales explican que «la calle Santa Luisa de Marillac se diseña para minimizar el impacto que pudiera tener en la relación interna del barrio». Y detallan que « se eliminan las edificaciones al margen de la misma, a excepción de dos en la parte superior, para tener un campo visual más amplio y favorecer la relación entre los espacios libres. A su vez, existen medidas para fijar un tráfico calmado en el tramo principal de comunicación entre ambos parques».

Santa Luisa de Marillac tendrá una sección media total de 17 metros de ancho y dos carriles de tráfico rodado, cada uno de 3,5 metros. La definición de la calle se completa con aceras que tendrán un ancho de entre tres y cinco metros a ambos lados; y bandas de aparcamiento de 2,2 metros de ancho, según se recoge en la documentación que puede ser consultada en Urbanismo.

Once viales

En principio, la red de carreteras interior del barrio de Las Rehoyas se articulará en torno a once viales dominados por Santa Luisa de Marillac y, en menor medida, por la nueva configuración de la Calzada Lateral del Norte y sus calles de servicio.

También habrá una reordenación de la conexión con Schamann, en la actual Virgen de Loret, en el tramo entre la calle Misericordia y Voluntad, donde conecta con Santa Luisa de Marillac; del enlace con Cruz de Piedra, a través de la calle Farmacéutico Pedro Rivero y la prolongación de Joaquín Belón; y la creación de una entrada y una salida al nuevo aparcamiento subterráneo.

Este equipamiento dará cabida a un total de 362 vehículos bajo rasante. Sin embargo, la oferta de plazas de aparcamiento en el barrio no se limitará a esta instalación. Así, se ha dispuesto otras 127 plazas en la parcela dotacional de uso educativo y un total de 44 para la parcela de uso de servicios comunitarios. «A esta dotación, se le añadirán un número aproximado 599 plazas al aire libre anexas a la red viaria», indican los redactores del plan parcial Rehoyas-Arapiles.

«Con todo ello, el total de plazas de aparcamiento ubicadas en el ámbito es de 3.054», concluyen los cálculos de los técnicos municipales.