Imagen de la Ciudad de la Justicia, sede de la Audiencia Provincial de Las Palmas. / Arcadio SUárez

El TSJC confirma la absolución de un hombre que fue acusado de violación

Según la Sala, la Audiencia fundamentó bien el fallo al no hallar pruebas de cargo suficientes como para enervar la presunción de inocencia del acusado

Francisco José Fajardo
FRANCISCO JOSÉ FAJARDO Las Palmas de Gran Canaria

La Sala de lo Penal y Civil del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) confirmó una sentencia que absolvió a un individuo acusado de haber agredido sexualmente a una mujer en el sureste de la isla. El fallo ratificó el dictado por la Sección Sexta de la Audiencia Provincial de Las Palmas, que determinó que J.G.N. no había sido el autor de unos supuestos hechos ocurridos en Santa Lucía la noche del 2 al 3 de febrero de 2018 y por el que la acusación particular pedía 12 años de cárcel.

El fallo de instancia había aplicado el principio 'in dubio pro reo' a favor del acusado, considerando que el relato de la denunciante no resultó «ni subjetiva ni objetivamente suficiente para alcanzar una convicción de culpabilidad del acusado». Antes al contrario, apunta que apreciaron «elementos de falibilidad en su testimonio» que les hicieron albergar «serias dudas de la realidad de lo que cuenta», que, además, se suma a un testimonio de «similar contundencia del acusado», que se vio corroborado por lo que dijeron dos testigos y por la pericial biológica practicada.

Esa prueba acreditó que acusado y denunciante mantuvieron una relación sexual con penetración, pero no que J.G.N. emplease la violencia física o psíquica.

Los hechos se produjeron cuando la denunciante estaba en un bar de Vecindario. Tras invitarla un conocido suyo a consumir cocaína, le pidió que la acompañase a un vehículo, donde ya estaban otro testigo como copiloto y el acusado en la parte trasera, a cuyo lado se sentó ella.

A partir de aquí difirieron los relatos. La mujer aseguró que ya en el coche empezó el acusado a abusar de ella y que al llegar a la playa Cueva Laya consumó la agresión fuera del vehículo.

El acusado y los testigos sostuvieron que la denunciante empezó a masturbarse en el coche y que al llegar a la cala mantuvieron relaciones sexuales.

La víctima consumió alcohol y cocaína durante tres días

El TSJC destaca en su fallo que solo hubo una prueba de cargo que era la declaración de la denunciante y que, además, los informes médico, forenses y de la psicóloga no proporcionaron unanimidad y «aspectos que convaliden la verosimilitud de lo relatado por la víctima». Admiten «encaje en alternativas razonables que pudieren conducir a la existencia de una relación consentida», detalla la sentencia, «de suerte que las escasísimas lesiones halladas sean compatibles con una relación sexual libremente aceptada y los hallazgos de trauma psicológico obedezcan a una situación vivencial preexistente, pero también a los efectos colaterales derivados de la denuncia». La mujer, además, «había estado ingiriendo alcohol y cocaína durante tres días», pues así lo reconoció, llegando incluso a manifestar que no «era ella». Por otra parte, la descripción de las primeras testigos que vieron a la denunciante fue «la de una persona desorientada», como así dijeron dos trabajadoras del bar Manhattan.