Imagen de personas en la puerta del Canarias 50. / ARCADIO SUÁREZ

Un total de 210 españoles y 207 extranjeros reciben asistencia social en lo que va de año

El mayor colectivo es el de grancanarios (148), seguido de marroquíes (104), senegaleses (17), tinerfeños (10) y madrileños (9)

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

Los servicios sociales municipales han atendido este año a un total de 210 ciudadanos españoles y otros 207 extranjeros, tanto en materia de asesoramiento, como derivación a recursos especializados o satisfacción de necesidades básicas. Las cifras se completan con una persona con doble nacionalidad, según indicó ayer la concejala de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Carmen Luz Vargas, en una comparencia plenaria solicitada por el grupo municipal del PP para conocer el número de personas migrantes que pernocta en las calles.

Aunque esta cifra no fue facilitada debido a la movilidad que muestran estas personas, la edila de Servicios Sociales detalló que la atención se centra en favorecer el acceso a los diferentes recursos sociales; en informar a las personas que lo necesitan; en desarrollar una labor de mediación con organizaciones humanitarias, como Cruz Roja o CEAR; detección de los emplazamientos en colaboración con la Policía Local; y atención en comedores.

En cuanto a los españoles, el colectivo más numeroso es el de Gran Canaria, con 148 personas. Le siguen 10 tinerfeños, nueve madrileños, cuatro barceloneses y ciudadanos de otros 21 puntos de origen diferentes.

En lo que respecta a la población extranjera, las nacionalidades que más atención reciben son las siguientes: Marruecos (104 personas), Senegal (17), República Saharaui (8), Cuba (6) e Italia (6). A estos se suman personas procedentes de otros diecinueve países.

La concejala del Partido Popular, Rosa Viera, apuntó que más de sesenta migrantes han abandonado las instalaciones del acuartelamiento Canarias 50 e indicó que se están quedando en el entorno del Puerto, el intercambiador de Santa Catalina o Las Alcaravaneras. «Estas personas no tenían ni idea de los recursos que tenían en el municipio», denunció la edila.

También el portavoz de Coalición Canaria-Unidos por Gran Canaria, Francis Candil, indicó que hay un mayor número de personas en situación de calle como consecuencia de la llegada de pateras y de que el Estado no facilita la continuación de su viaje hacia Europa. «Son las estructuras ciudadanas las que lavan la cara al Estado, que ha dejado tirado a los migrantes en las calles de Las Palmas de Gran Canaria sin ningún tipo de atención», expuso el concejal nacionalista.

Además, intervino la concejala no adscrita Carmen Guerra, que lamentó que en el pleno pasado no se hubiera aprobado una moción presentada junto a la edila Beatriz Correas -votada en contra por todos los partidos- para que no se abrieran más centros de acogida de migrantes en la ciudad y se les diera salida a los acogidos en ellos. «Nos trataron de nazis, cuando ustedes los tienen tirados en las calles», denunció.