José trabaja en los preparativos de la imagen del Cristo ya sobre su trono. / COBER

Un Santo Encuentro más dinámico

La procesión reduce su duración y se acerca al pueblo. Cristóbal Déniz, obispo auxiliar de la Diócesis de Canarias, la explicará en la plaza de Santa Ana, punto en el que se reúnen los tronos

Rebeca Díaz
REBECA DÍAZ Las Palmas de Gran Canaria

«No significa que vayamos a ir a la carrera, pero va a tener más dinamismo», explicaba este martes Antonio Avelino Henríquez, Hermano Mayor de la Real, Ilustre e Histórica Hermandad del Santo Encuentro de Cristo y Cofradía de nazarenos del Santísimo Cristo con la Cruz a Cuestas y Nuestra Señora de los Dolores de Vegueta, entidad encargada de organizar la procesión del Santo Encuentro que regresa a las calles de Vegueta este Miércoles Santo, tras el parón obligado por la pandemia, con la idea de agilizar su desarrollo para que su duración sea de «un par de horas».

Habla de los cambios que la salida procesional, que protagonizan los tronos de la Virgen de los Dolores de Vegueta, el Cristo con la Cruz a Cuestas, San Juan Evangelista, María Magdalena y la Verónica, va a experimentar este 2022, mientras observaba los trabajos de colocación del Cristo en su trono, operación delicada al ser una imagen de debe ir perfectamente encajada en el montículo sobre el que se apoya y que dirige Marcos Olivares, prioste de la Hermandad en el interior de la iglesia de Santo Domingo, en el corazón del casco histórico.

«Vamos a acercar la procesión al pueblo», añade Henríquez sobre la salida más esperada del Miércoles Santo, que como es costumbre verá partir los tronos desde Santo Domingo a las 20.00 horas para emprender diferentes itinerarios y que prevé en esta edición algunos cambios para propiciar ese dinamismo que se busca para que «la gente no se canse».

Así, apunta que en la plaza de Santa Ana, epicentro de esta celebración ya que es el lugar en el que confluyen los cinco tronos que intervienen en esta procesión y portan seis imágenes -pues incluye la única composición de Luján Pérez-, «no va haber vallas».

Obispo auxiliar

Además, en esta ocasión en ese espacio delante de la Catedral «va a haber megafonía porque tenemos u n locutor de lujo, monseñor don Cristóbal Déniz», anuncia sin esconder la satisfacción que sienten en la Hermandad por poder contar con el recientemente nombrado obispo auxiliar de la Diócesis de Canarias.

«Va a explicar la procesión del Encuentro», va a «estar sermoneando su significación», añade sobre el papel relevante que va a desempeñar esta tarde noche el representante eclesiástico en un salida que, insiste, «va a ser más dinámica porque no se va a estar tanto tiempo en Santa Ana».

Añade también, como novedad, que este año de regreso a las calles, el primero de los cuatro encuentros que conforman esta procesión «no se va a hacer como habitualmente en la plaza del Espíritu Santo, sino en Santa Ana». Así, «el Cristo va a bajar por la rampa y se posiciona» mientras que San Juan y la Magdalena, que recorren idéntico camino suben hasta él «y hacen el primer encuentro».

A continuación, San Juan y la Magdalena dejan Santa Ana y se van por el «callejón de San Marcial hacia la plaza del Pilar Nuevo a buscar a la Virgen y hacen el s egundo encuentro». Estas tres imágenes regresan por San Marcial y recorren Obispo Codina para dirigirse a Santa Ana. «San Juan y Magdalena se posicionan» mientras que la Virgen sube a la plaza para escenificar el tercer encuentro.

Preparativos de la imágenes este martes en Santo Domingo. / Cober

Por último, reseña que la Verónica no estará como es habitual en la calle Reloj, «sino que una vez que se incorpora con la Dolorosa, sube por Reloj y se incorpora a la parte baja de las rampas» que ocupan Santa Ana, «como una persona más del pueblo, y va a ver pasar delante a San Juan, la Magdalena y la Virgen». Y en el momento que se toca el ¡Inflammatus' de Rossini, «la Verónica sube, suelta el paño y es el cuarto encuentro».

Concluida esta parte, continúa Henríquez, se cantará «una malagueña al Cristo y otra a la Dolorosa» y «se hace el cortejo de entrada a la Catedral», que pasará por delante del altar sin parar para mantener ese dinamismo que se pretende antes de regresar a Santo Domingo. «Y se va a invitar a la gente a que nos acompañe», indica.

Pandemia y guerras

El Hermano Mayor hace una mención especial al hecho de que el cortejo de nazarenos de la Cofradía del Encuentro «va a salir este año con el capirote o cucurucho caído hacia atrás, en señal de respeto a los fallecidos por la pandemia y por los conflictos mundiales que en este momento hay, acordándonos principalmente del más cercano que tenemos, que es Ucrania».

Añade que esta idea se la comentaron al obispo Mazuelos en el encuentro que mantuvieron con él este lunes. «Fue gracioso», dice, «porque nos dijo que vamos a salir como salen en su pueblo», en Sevilla. Y les comunicó que será testigo de la salida bien en Santo Domingo o en Santa Ana.

Asimismo, destaca que los tronos de la Virgen y del Cristo llevan «crespones negros» además de por los fallecidos en la pandemia y las guerras, «porque hay que destacar en este año dos pérdidas: de un Hermano, Miguel, que siempre decoraba el trono del Cristo, y de una persona importante de esta Cofradía, el señor conde de la Vega Grande».

Por último, Henríquez comenta, mientras la labores de preparación de los tronos sigue adelante con la colocación de las imágenes sobre ellos antes de acabar de vestirlas y proceder a la realizar los arreglos florales, que la salida del Cristo desde Santo Domingo variará al inicio pues tomará Sor Brígida, en lugar de la calle Pedro Díaz, «para que no sufra con los adoquines».