Imagen de archivo de una protesta de los trabajadores de Guaguas Municipales en las cocheras del Sebadal. / C7

La ruptura de la paz social en Guaguas afecta al servicio habitual de una treintena de líneas

Los chóferes se niegan a realizar horas extra y a prolongar la jornada tras la ruptura de las negociaciones del convenio colectivo

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

El Sindicato Unificado de Guaguas (SUG) aplicó ayer la mayoría que tiene en el comité de empresa de Guaguas Municipales para decretar la ruptura de las negociaciones abiertas para la renovación del convenio colectivo de la compañía. «Seguimos el mandato de la asamblea de trabajadores», explicó el portavoz de los empleados, Wolfgang Alcántara.

Para manifestar sus quejas, los chóferes han decidido aplicar a rajatabla el reglamento de trabajo, de modo que no renuncian a los descansos, no hacen horas extra, ni prolongan la jornada laboral. «Cubrimos los servicios y ya», detalló Alcántara, «parecen los servicios mínimos de una jornada de huelga».

Esta situación propició que doce servicios no pudieran salir y que otros quince lo hicieran con retraso. Además, en la noche del domingo al lunes solo había disponibles 130 vehículos de los 180 que se necesitan para cubrir el servicio habitual. La empresa confirmó que se habían emitido 35 partes de avería, cuando lo normal oscila entre cinco y diez.

Desde la compañía se emitió un comunicado en el que acusan al SUG de dar «consignas a un grupo de empleados para que ralenticen y bloqueen el normal desempeño de los servicios de transporte urbano. Debido al efecto de estas medidas de presión, que han multiplicado de manera injustificada el número habitual de partes de averías y han evitado la realización de horas extras que normalmente son necesarias para completar el servicio en horas punta, Guaguas Municipales no ha podido cubrir la totalidad de los horarios que estaban comprometidos, lo que ha provocado retrasos, cambios y cancelaciones de salidas que han afectado gravemente la calidad del servicio que acostumbra a ofrecer la empresa municipal de transporte».

35 o 37,5 horas semanales

Varios son los asuntos que separan a la parte social de la dirección de la compañía, según explicaron desde el Sindicato Unificado de Guaguas. Uno de ellos es el referido al hecho de la duración de la jornada de trabajo. Los empleados de Guaguas Municipales habían negociado la aplicación de la jornada laboral de 35 horas semanales, pero ahora, de acuerdo con la versión de los trabajadores, la empresa quiere imponer una semana de 37,5 horas sin aumentar el salario. «Lo que quiere el director general, Miguel Ángel Rodríguez, es que enjuaguemos las pérdidas de 800.000 euros que tuvo la compañía regalándole, cada uno de nosotros, dos horas y media de trabajo», expuso Wolfgang Alcántara, «y eso que ahora van a llegar veinticuatro millones de euros más para la MetroGuagua». El representante de los empleados expuso que estas pérdidas se debieron a la paralización de la actividad que se produjo a consecuencia del covid-19 porque en años anteriores se cerraban los ejercicios con beneficio.

Desde la empresa, en cambio, se asegura que la normativa legal impide aplicar las 35 horas sin medidas de mejora de la productividad. Y se explica, en el comunicado, que desde 2019 existía un compromiso para proponer dichas medidas, pero «nunca llegaron porque los representantes de los trabajadores rechazaron todas las iniciativas de la empresa y no pusieron ninguna alternativa viable sobre la mesa de negociación».

La empresa acusa al Sindicato Unificado de Guaguas de dar «consignas para ralentizar y bloquear el servicio»

La dirección de Guaguas Municipales, prosigue la nota, sigue mostrando su plena y paciente disposición al diálogo para alcanzar acuerdos con la representación de los trabajadores. Y niega que se hayan producido incumplimientos del convenio colectivo en vigor.

Sin embargo, Wolfgang Alcántara que la compañía «no se ha movido ni un ápice de su propuesta inicial y lo único de lo que quiere hablar es que nosotros debemos cubrir las pérdidas». Por eso, entiende que la propuesta de la dirección de Guaguas Municipales es un «ultimátum».

Además, prosigue el portavoz del SUG, hay un problema con las vacaciones. «Jamás dijeron que ningún trabajador podrá tener las vacaciones completas en verano nunca más», dijo, «no podemos aceptar esto».